El Administrador de la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP), Iván Eskildsen, manifestó que el sector turístico ahora más que nunca debe estar unido. Primero para colaborar en la medida de lo posible en la contención del virus y recobrar el bienestar sanitario del país, para posteriormente trabajar en propuestas para ser los primeros en penetrar en el mercado internacional, cuando se controle la presencia del coronavirus o Covid 19.

«En estos momentos el panorama es bastante difícil, ha sido un shock como no se había vivido tal vez en generaciones. Una situación sumada a una industria débil que venía decreciendo por años y esto es complicado”, expresó. 

Pese a este escenario, Eskildsen expresó que se siente optimista, porque de cualquier crisis siempre hay oportunidades aunque se tenga un panorama difuso y con una incertidumbre muy grande, al desconocerse cómo  va a comportarse el viajero en los próximos 12 o 18 meses, si se logra contener el virus.


Esta tormenta no sólo afecta al sector turístico de Panamá sino  a la industria del mundo, “nosotros lo que hemos hecho es tratar de ayudar en todo lo que se necesite manteniendo conversación muy de cerca  con todos los líderes de la industria”.


Destacó que desde ya el sector turístico y la ATP se están  enfocando en trabajar incansablemente en dos  aspectos  cruciales para salir de la crisis, cuando se controle la pandemia: primero, relanzar o reactivar la industria a través del turismo interno y segundo, estar listos para mostrar al mundo una propuesta contundente y diferente destacando los atractivos sin igual del istmo panameño.


Eskildsen reafirmó la importancia de la unidad del sector y unir fuerza con el Fondo de Promoción Turística Internacional, para que la propuesta que se elabore y se difunda a nivel internacional no sólo sea sostenida sino contundente, porque los países se van a  disputar los clientes. Habrá propuestas con descuentos agresivos, nos vamos a enfrentar a un mundo bastante competitivo.

Agregó que no será fácil, pero sostiene que Panamá posee una joya a nivel turístico que tal vez nunca se ha mostrado en todo su potencial. Se conformarán mesas de trabajo, para trazar las nuevas estrategias.


Por su parte, el presidente de la Cámara Nacional de Turismo de Panamá (CAMTUR), Ernesto Orillac, dijo que coincide con Eskildsen en que se deben crear proyectos que estén listos para cuando pase la crisis, ser creativos buscar la forma de mostrar los productos de forma diferente, porque Panamá lo tiene todo por su amplia diversidad.“Yo creo que es importante entender que debemos seguir trabajando potenciando la marca, potenciando la estrategia para estar preparados cuando la crisis termine».

Explicó que Panamá  debe concentrarse en saber cómo posicionarse, empezar a trabajar sobre los circuitos y sobre los productos internos y paralelamente tener una estrategia clara y definida a largo plazo donde la empresa privada  este atrás empujando la misma.El empresario aseguró  que el sector que representa  mantiene conversaciones con el Ejecutivo, directivos de la ATP y la Mesa Económica, a fin de buscar la forma de poder subsistir ante la crisis y que CAMTUR ha creado una cámara o grupo para  que como industria estén preparados.

«Adelantó que  los bancos están trabajando con líderes del sector para buscar la forma de garantizar el trabajo de los más de 150 mil trabajadores que dependen de la industria turística de nuestro país.

Alexis Zapata, presidente de Asociación de Operadores de Turismo (APOTUR), señaló, por su lado, que la situación en el país es complicada, «se está ante una situación que escapa de nuestras manos, pero hay que enfrentarlo».

Detalló que hay familias que dependen de la empresa privada directa e indirectamente y puso como ejemplo a trabajadores de San Blas y la comunidad Emberá que son proveedores de la industria de forma indirecta. 

 Para Zapata las campañas y estrategias deben ser ahora lo más importante paralelo a la subsistencia de las empresas. El turismo es probablemente la industria con mayor multiplicación y es la  que se está viendo afectada de una manera completa con todo lo que está pasando, pero al mismo tiempo será la industria que sacará adelante el país, pero debemos mantenernos operativos y a la vez tener un plan, resumió.

El reto es duro, pero se tendrá que volver a enamorar a esos turistas que estaban por venir a Panamá. Cuando pase la tormenta el turista dirá: «Vamos a viajar, vamos a descubrir». Será una gran oportunidad, pero hay  que tener claro que todos los países van estar en lo mismo, porque están golpeados, quebrados y van a salir a buscar turistas y Panamá tiene que estar lista para ser uno de los primeros en el radar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.