Por  Dr. Nataniel Viuniski, médico nutricionista, especialista en obesidad y Miembro de la Consejo para Asuntos de Nutrición de Herbalife Nutrition

No es en vano que los suplementos se convirtieron en grandes aliados de la vida moderna, especialmente de las mujeres que tienden a tener deficiencias de nutrientes específicos, como resultado de los diversos cambios sufridos en el organismo a lo largo de la vida. Ello ocurre tanto por el ritmo agitado en que ellas viven, como por el menor contenido de micronutrientes y antioxidantes que la mayoría de las dietas regulares ofrecen actualmente. Para ayudar a garantizar que cada mujer reciba los nutrientes adecuados en cada etapa, les comparto cuáles son los suplementos esenciales para mujeres de 25 y más.

A partir de los 25 años

Colágeno + vitamina C

Omega 3

De acuerdo con el especialista, en esta etapa, la mujer comienza a percibir una disminución en la producción de colágeno de la piel, por eso, se recomienda el consumo de productos con péptidos de colágeno con vitamina C, que actúan en la síntesis de esa sustancia que le ofrece estructura a la piel.

También es importante incluir el omega-3, generalmente proveniente de pescados de agua fría, que contribuye al buen funcionamiento de la memoria de quien estudia y trabaja. El omega-3 también ofrece acciones antiinflamatorias y antioxidantes que actúan como protector de la visión y de la salud cardiovascular, al evitar el proceso de depósitos de grasa en las arterias (arterioesclerosis) por las alteraciones hormonales que comienzan en esta etapa de la vida.

Como en esta etapa buena parte de las mujeres suele tener una rutina más agitada, el nutricionista aún recomienda los suplementos a base de té verde, conocido por sus facultades antioxidantes y por poseer cafeína, un estimulante natural del sistema nervioso central que ayuda a la concentración y a dar más energía para las tareas cotidianas.

A partir de los 35 años

+Multivitamínicos

+Fibras

A esta edad, el proceso de envejecimiento celular es más acelerado y la mujer sufre un desgaste mayor al realizar las distintas tareas del día. Por eso, además de los suplementos ya mencionados, se recomienda el consumo de un multivitamínico con vitaminas del complejo B, vitamina D, calcio, magnesio y hierro en la composición. Cabe recordar que la suplementación no sirve para minimizar los daños de una mala alimentación, sino para optimizar los buenos hábitos de estilo de vida.

Cuidar la salud del intestino también es importante, dado que las emociones y el humor están relacionados con el órgano. Eso porque cerca del 90 % de la serotonina se produce allí. Por lo tanto, si este funciona bien, hay mayor oferta de esa sustancia.

Para que ello suceda, además, se debe hacer una ingestión adecuada de fibras – entre 25 y 30g por día, según la Organización Mundial de la Salud – y bastante líquido. Como es difícil obtener esa cantidad solo con la alimentación, se recomiendan los suplementos de fibras para alcanzar la meta diaria.

A partir de los 45 años

+Proteína aislada da soja

+Suplementos proteicos

+ Calcio con vitamina D y magnesio

A partir de esta etapa, muchas mujeres comienzan a sentir los síntomas de la menopausia con menstruaciones irregulares, calores y alteraciones en el humor. Entonces, es hora de incluir la proteína aislada de la soja, que ayuda a regular esos mecanismos en virtud de la presencia de isoflavona, un fitonutriente benéfico para aliviar los síntomas de la menopausia.

También son bienvenidos otros suplementos proteicos, pues la pérdida de masa magra que lleva a la sarcopenia se torna más acentuada en esta franja etaria, al aumentar los riesgos de enfermedades cardiovasculares por el desequilibrio en la composición corporal. “La proteína debe consumirse en todas las comidas y la mujer debe mantener una rutina de ejercicios físicos diarios para contribuir al mantenimiento de los músculos”.

Nataniel Viuniski también recomienda apostar a los licuados y sopas proteicas, barras de proteína y otros productos que contribuyan al aporte de nutrientes. También es posible suplementar el calcio con vitamina D y magnesio combinados para optimizar su aprovechamiento, lo que contribuye con la prevención de la osteoporosis.

A partir de los 55 años

Mantener todos los suplementos antes mencionados

A esta edad, la mujer generalmente ya pasó la menopausia y debe comenzar a tener una alimentación saludable, además de mantener el ejercicio físico, el control del estrés y el consumo de los suplementos indicados anteriormente. Esta es la mejor forma de garantizar una longevidad productiva y con autonomía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: