El mundo conmemorará entre el 1 y 7 de junio la Semana de la Hidradenitis Supurativa (HS), una enfermedad inflamatoria crónica, considerada rara, que causa la formación de bultos o nódulos pequeños y dolorosos debajo de la piel y con la cual conviven algunas personas a quienes el actual confinamiento plantea desafíos y oportunidades para controlar su impacto en la calidad de vida.

La HS es una enfermedad inmunológica, inflamatoria, crónica y recurrente de la piel relacionada con alteraciones en el funcionamiento del sistema inmune del organismo. Se manifiesta por lesiones dolorosas en las regiones que poseen gran cantidad de glándulas sebáceas y sudoríparas. También pueden surgir en zonas donde hay roce de piel .  Puede llevar hasta más de 8 años tener el diagnóstico correcto.

Las personas que padecen HS son los pacientes dermatológicos que sufren un mayor impacto en su calidad de vida, debido a la complejidad y cronicidad de la enfermedad; la cual produce dolor y varias repercusiones psicológicas y sociales, dentro de las que destacan ansiedad, depresión, aislamiento social y baja autoestima.

El desconocimiento sobre esta enfermedad por parte de la sociedad impide que las personas que la padecen se orienten de una manera adecuada y, en ocasiones, no tengan claras cuáles son las señales de alarma, sus factores de riesgo, ni mucho menos cómo acceder al diagnóstico oportuno.

“La HS se reconoce porque quienes la padecen cambian de manera involuntaria una piel  sana por bultos o pequeños nódulos dolorosos debajo de la piel, que afectan, principalmente, las áreas donde la piel se roza, como las axilas, la ingle, entre los glúteos y debajo de los senos”comenta la doctora Maryorie Bernal.

Algunas personas viven entre 8 y 10 años con esta patología sin saber que la tienen, lo que dificulta su tratamiento y el control de los brotes en la piel.

“Es importante saber que la HS no es causada por una infección o por una higiene deficiente, tampoco es contagiosa; de hecho, aún no se conoce cuál es su origen específico. No obstante, hay factores hormonales, genéticos, edad -suele aparecer en la pubertad-, el tabaquismo y el sobrepeso que pueden ser posibles causantes de la enfermedad. Se estima que el 30% de los pacientes con HS posee un antecedente genético y que es de 2 a 5 veces más frecuente en las mujeresque en los hombres”, aclara la experta médica. 

Es de suponerse que, ante la modificación de los estilos de vida debido al confinamiento, los factores de riesgo podrían aumentarse. Por lo que existen una serie de recomendaciones generales encaminadas a reducir situaciones desencadenantes de brotes, que incluyen la suspensión del tabaco, la reducción de peso, el control de factores de riesgo cardiovascular y el evitar el uso de irritantes en la zona afectada. Estas medidas deben ir acompañadas de un adecuado apoyo psicológico, que en ocasiones requerirá de atención especializada.

La detección temprana de signos y síntomas de HS puede agilizar el proceso del diagnóstico de la enfermedad, favoreciendo la evolución del paciente. “Debemos estar muy atentos a puntos negros que estén situados en pequeñas áreas de la piel y si estos se convierten en bultos dolorosos, rojos o se agrandan y se abren; con el tiempo, estos crean abscesos que drenan líquido y pus. Si esto no mejora con el tiempo, debemos consultar a nuestro médico dermatólogo”, afirmó el doctor Alfredo del Rosario, especialista en dermatología.

Es importante mencionar que no existe cura para la Hidradenitis supurativa, pero, hay varias opciones de tratamiento disponibles. Por esto, expertos aconsejan a cada paciente hablar con su médico tratante acerca de los riesgos y beneficios de cada uno de los cuidados personales, los medicamentos o los procedimientos quirúrgicos, y cuáles de estos son los más pertinentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.