Practicar deportes como el fútbol es una de las mejores formas de desarrollar el potencial de los niños, niñas y jóvenes. Bajo esta premisa Scotiabank, a través de su estrategia de Responsabilidad Social Corporativa, entregará en el país 200 balones rojos que se caracterizan por ser indestructibles.

Ya fueron entregados 25 de estos balones a Aldeas Infantiles SOS y 60 más se entregarán a partir de este sábado 25 de septiembre durante tres clínicas de fútbol dictadas por el exportero de la Selección Nacional de Panamá, Jaime Penedo, en la histórica cancha de Plaza Amador.

Jaime Penedo, embajador deportivo de Scotiabank agradeció esta distinción y la alianza que tienen en conjunto con su fundación para llevarle alegría a la niñez panameña que para él es sumamente importante. Penedo agregó que los balones indestructibles son excelentes, para entrenar los niños y enseñarles sobre fútbol.

Durante la primera clínica, se donaron 20 balones al líder comunitario Rubén Hernández, mejor conocido como “Macarrón”, quien lleva muchos años entrenando a niños y adolescentes en condición de vulnerabilidad del área. A partir de ahora, los menores no tendrán que detener su juego porque se dañó el balón.

“En Scotiabank creemos que invertir en los niños y jóvenes es el camino para construir sociedades más prósperas, por eso, a través del programa Scotiabank Futbol Club y proyectos como “balones rojos” queremos inspirar a las nuevas generaciones para hacerlas resilientes, ayudándolas a superar los retos y a lograr el éxito continuo. Los balones rojos son un símbolo que representa la fuerza y la resistencia para superar condiciones y situaciones difíciles, en cualquier terreno de juego”, comentó Hellen González, gerente senior de Core Marketing de Scotiabank.

Los restantes 115 balones rojos serán repartidos entre escuelas públicas y comunitarias de fútbol en Panamá. Con esta donación los niños, niñas y jóvenes de estas instituciones, tendrán balones por mucho tiempo para seguir disfrutando de espacios de recreación y practicando deporte.

“Es sumamente importante para Scotiabank apoyar a las comunidades donde la entidad bancaria mantiene operaciones. Queríamos hacer esta actividad con nuestro embajador deportivo, Jaime Penedo, para llevar alegría, pasión, deporte, a los niños de Plaza Amador del El Chorrillo. Vamos a realizar más clínicas deportivas, en otras comunidades donde entregaremos más balones indestructibles”, añadió González. 

Los balones rojos fueron diseñados por One World Play Project y puestos a prueba en innumerables escenarios y circunstancias, demostrando que nunca se desinflan y que no necesitan aire, aún si están perforados. Estos balones no tienen costuras y rebotan como una pelota de fútbol tradicional, pero pueden ser utilizados para otros tipos de deportes como baloncesto, voleibol y muchos otros juegos.

Scotiabank, desarrolla internacionalmente la campaña ‘Balón para un sueño’, los cuales se entregan a los lideres deportivos o a los entrenadores de las comunidades para que estos los distribuyan a los niños y jóvenes según la necesidad.

Los balones rojos indestructibles, creados en 2001, han llegado a 185 países en África, Europa, Asia y América, gracias a la unión de esfuerzos entre la empresa privada, como Scotiabank, la cooperación internacional y la sociedad civil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.