Los espacios para trabajar han cobrado gran relevancia en el último año. La pandemia de COVID-19 ha acelerado transformaciones en el mundo laboral que ya sucedían desde hace al menos una década. Las organizaciones han entendido que el home office no es sinónimo de ocio y que las oficinas deben dejar de ser simples contenedores de colaboradores que hacen check-in. Pero, sobre todo hemos aprendido que el área de trabajo debe ser un lugar inspirador y sofisticado, un reflejo directo de nuestra personalidad, que nos ayude a cumplir con las necesidades laborales.

En este sentido, Daniella Valenzuela, arquitecta y diseñadora de interiores, compartealgunas recomendaciones para transformar los espacios de trabajo en un entorno más productivo con elementos de diseño clave que combinen funcionalidad, elegancia y una estética refinada.

Sana distancia

Las oficinas en la Nueva Normalidad deben adaptar sus espacios y mobiliario, a fin de garantizar la sana distancia mínima de 1.5 metros entre cada persona. Para lograrlo es importante realizar un análisis de la densidad y crear un plano de redistribución de los colaboradores.  Otra opción es el aprovechamiento de áreas comunes como el comedor y las terrazas.

Espacios de trabajo atemporales y estéticos

Otro de los aspectos fundamentales en la Nueva Normalidad es el interiorismo; después de la pandemia de Covid-19 no sólo se trata de seguir los protocolos, sino también de contar con espacios estéticos que permitan la implementación de los nuevos hábitos de vida. Además, el ambiente en el que trabajamos tiene un efecto muy poderoso en nosotros, tanto física como emocionalmente, por lo que el diseño de interiores se convierte en un factor fundamental para que los colaboradores cumplan de manera exitosa con los objetivos laborales.

Distribución de espacios

La tendencia en diseño de interiores ahora debe favorecer la seguridad personal y la salud; por ello es prioritario adecuar los espacios para que no se concentren grandes aglomeraciones en una misma área, por ejemplo para una junta. Los espacios abiertos, amplios, con buena iluminación y ventilación serán los más privilegiados para el sector corporativo y comercial.

El retorno a las oficinas durante la Nueva Normalidad debe contemplar la cantidad de espacios necesarios para el personal. El equipo responsable de realizar estas adecuaciones deberá contemplar en el plano arquitectónico, el flujo de las personas y señalizar correctamente cuál será el sentido de éste en cada uno de los pasillos. El objetivo principal será evitar en lo posible el contacto entre las personas.

Materiales

Respecto al uso de los materiales en las oficinas de hoy, se deberá optar por aquellos que sean fáciles de limpiar constantemente, tales como la madera, el cuero natural y el plástico. Y deberán eliminarse los materiales en donde sobreviva mayor tiempo el virus, tales como los tejidos y los tapizados. Por su parte, la decoración minimalista será tendencia, ya que permite con pocos elementos la funcionalidad del espacio; evitando la saturación y dando lugar a una mejor limpieza.

Colores

En relación a los colores, la preferencia estará en el blanco, que ha sido asociado durante años con la paz y tranquilidad, además de ser muy útil para dar la percepción de amplitud y mayor espacio;

pero puedes utilizar contrastes con destellos de colores vibrantes, para jugar con los ambientes.

Haz uso de la tecnología

Sírvete de la tecnología en los accesos. Por ejemplo, puedes incorporar elementos tales como sensores inteligentes para evitar el contacto con superficies, pantallas separadoras, dispositivos de control de temperatura, o asistentes de voz. Soluciones tecnológicas que configuran una Smart office te ayudarán en la seguridad, el trabajo en remoto y la colaboración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.