La psoriasis es una enfermedad inflamatoria del sistema inmunitario que puede afectar a la piel, las uñas y las articulaciones. Se trata de una dolencia crónica que debuta en el 75 por ciento de los casos antes de los 40 años, lo que significa que muchos pacientes están en edad fértil.

Los especialistas señalan que precisamente muchas mujeres en edad fértil afectadas por la enfermedad deciden retrasar o incluso renunciar al embarazo, por el miedo a las consecuencias que la psoriasis pueda tener. Sin embargo, es importante saber cómo afecta realmente esta enfermedad y sus tratamientos a la fertilidad de la mujer, y al desarrollo de la gestación.

En este sentido, el Dr. Saúl Barrera, Director Médico de IVI Panamá, destaca que “si bien es cierto la tasa de fertilidad en las mujeres con psoriasis moderada o grave se reduce a más de la mitad en comparación con la población que no sufre esta enfermedad dermatológica, a la luz de estos datos, es necesario hacer un seguimiento obstétrico estrecho de las pacientes con psoriasis embarazadas, en especial, de las que necesitan tratamientos sistémicos convencionales o biológicos para su control. Por ello, es fundamental, ayudarles a planificar su embarazo, porque hay algunos tratamientos que están contraindicados para esta etapa”.

¿Influye la psoriasis en la fertilidad de la mujer?

De acuerdo con el estudio realizado por ‘Biobadaderm’, y liderizado por algunos miembros del Grupo de Trabajo de Psoriasis de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) bajo la supervisión de la Unidad de Investigación de la Fundación Piel Sana de la AEDV, la tasa de fertilidad en las mujeres con psoriasis moderada o grave está reducida a más de la mitad en comparación con la población sin esta enfermedad dermatológica, siendo del 11,7 frente al 38,66 (por 1.000 mujeres).

Con la revisión que realizaron de los estudios, los investigadores pudieron notar que las mujeres podían ver su tasa fértil mermada hasta la mitad. Lo que implica que la existencia de esta enfermedad de verdad representa en ellas un obstáculo reproductivo. Sin embargo, la investigación también reveló que este necesariamente no tenía que tratarse de uno fisiológico. En muchos casos, parte de los problemas sexuales derivados de la psoriasis en la mujer se derivaban de complicaciones psicológicas.

En esto coincide el Doctor Barrera “la reducción de la tasa de fertilidad en este grupo de mujeres se debe más al miedo a la enfermedad en sí misma, lo que limita esta faceta de la vida a la mujer con psoriasis. Más allá de la edad y de la duración de la enfermedad, no se encontró ninguna variable relevante asociada con el embarazo, es por ello por lo que, si te acaban de diagnosticar psoriasis y deseas ser madre, busca asesoramiento profesional y no te quedes con dudas, pues como acabamos de ver, la psoriasis no tendría por qué afectar a tu fertilidad ni al embarazo”.

Sin embargo, existen detalles fisiológicos que también influyen en estos casos. Un ejemplo de ello es el desarrollo  de artritis psoriásica, la cual  por su naturaleza, genera dolores y molestias en el cuerpo, sentimientos de baja autoestima y confianza, así como estigmatización que redunden en la sexualidad.

Dentro de otras variables que también parecieron afectar la fertilidad se encontraron la edad de la mujer y la gravedad de la enfermedad. En ambos casos, cuanto más avanzada, más problemas de fertilidad podían ser encontrados.

Tratamientos: ¿Impactan en el embarazo?

Afortunadamente, los resultados de las investigaciones dejan ver que no todos los tratamientos para la psoriasis afectan al embarazo. De hecho, incluso existen alternativas que no ejercen ningún daño sobre el feto. Lo que, a la larga, las convertirá en las opciones predilectas que aquellas pacientes que deseen continuar su tratamiento y al mismo tiempo ofrecer a su bebé los cuidados prenatales que requiere.

“Es importante que un dermatólogo informe a sus pacientes con psoriasis en edad fértil que dicha enfermedad no es una contraindicación para el embarazo, aunque algunos tratamientos que eventualmente pueden recibir sí lo son como metotrexato, PUVA, retinoides, apremilast o fumaratos, que deben ser suspendidos antes de la concepción. Algunos fármacos tópicos como los retinoides o la antralina deben suspenderse en cuanto se produce el embarazo», explica el Dr. Barrera.

Actualmente con la llegada de los nuevos tratamientos biológicos, cada vez hay más opciones seguras para seguir el tratamiento durante todo el embarazo y la lactancia.

Por suerte, estos descubrimientos con respecto al tratamiento también han llegado con la seguridad de que aunque la psoriasis puede afectar la fertilidad, no tiene la capacidad de hacer lo mismo con el embarazo. Gracias a esto, incluso si la madre decide suspender el tratamiento hasta el parto por precaución, ello no tendrá ningún efecto negativo en el crecimiento y desarrollo de su descendencia.

Las mujeres que sufren psoriasis deben tratar estos temas en la consulta porque hay muchas personas que por miedo a la enfermedad pierden la posibilidad de un futuro embarazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.