Dos experimentados Prácticos del Canal de Panamá realizaron el tránsito por el Canal Ampliado de los cruceros ZAANDAM y ROTTERDAM, con aproximadamente dos mil personas a bordo, entre pasajeros y tripulación, cuyo destino es el puerto de Fort Lauderdale en Florida, Estados Unidos; donde finalmente regresarán a casa y recibirán la atención médica que requieran.

Lo anterior se dio luego de que el Ministerio de Salud autorizara la travesía de ambos buques y se diera una estricta planificación entre la Autoridad del Canal de Panamá y la Unión de Prácticos del Canal de Panamá (UPCP), para transitar de manera segura y expedita ambas embarcaciones, que contaron con la participación, desde tierra, de una serie de profesionales canaleros de distintas áreas.  Además, se coordinó con un equipo de prácticos, quienes estuvieron desde diferentes puntos en contacto con sus colegas al mando de la navegación del ZAANDAM y del ROTTERDAM.

Para el capitán Gabriel Alemán, secretario general de la UPCP, esta histórica operación reitera el verdadero compromiso de los prácticos con su trabajo en el Canal de Panamá, que comprende también una labor más humana, para así dejar en alto el nombre de Panamá al servicio del mundo.  Destacó que fueron varios días de ardua tarea junto al Administrador de la ACP, Ricaurte Vásquez y la Subadministradora, Ilya de Marotta; para que en estrecha colaboración con el MINSA se lograra establecer esta misión humanitaria.

En ese sentido, la maniobra incluyó tanto la preparación de los prácticos voluntarios que estuvieron a bordo y a cargo de la navegación, y quienes pidieron la reserva de sus identidades; como aquellos otros prácticos y trabajadores de distintas áreas que apoyaron para que se realizará el tránsito exitoso de ambos buques.

“Nos sentimos muy complacidos y honrados de haber podido ayudar con nuestro trabajo a cada una de esas personas que pronto se reunirán con sus familias; al igual que aquellos que necesitan asistencia médica la reciban lo antes posible.  También estamos satisfechos que la ACP tomara en cuenta nuestras recomendaciones, que estuvieron basadas en efectuar el tránsito lo más expedito posible y exponer a la menor cantidad de trabajadores al riesgo que conlleva interactuar con personas que pudieran estar contagiadas con el coronavirus”, sostuvo el Cap. Alemán.

La UPCP indicó también que los prácticos voluntarios de la operación contaron con un equipo especializado de protección personal, debieron guardar todas las medidas y protocolos de bioseguridad establecidos y mantenerse bajo la supervisión de personal del MINSA; por consiguiente, una vez desembarcaron de los cruceros fueron sometidos a una descontaminación integral y posteriormente trasladados al aislamiento reglamentario de 14 días. Agradecemos su publicación y divulgación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.