Gloriela Valdelamar (“Lala” como cariñosamente le dicen sus compañeros), es una servidora pública, incansable, luchadora, dinámica que se desempeña como instructora de lengua de Señas en la Caja de Seguro, además es una persona con discapacidad auditiva.

Cuenta que en sus  inicios estuvo en colegios que no incluían lengua de señas ni intérpretes, por lo tanto no le gustaba la educación por la dificultad en la comunicación y las barreras, que traía consigo la misma. 

Sin embargo, esto no fue obstáculo para no asistir o interrumpir sus estudios,  contaba con  maestros especiales incorporados para sordos, lo que le permitió también interactuar  socialmente  y aprender de las amistades del barrio y en el hogar con su familia.

“Mi madre era educadora, le gustaba leer revistas, periódicos, libros, historietas, rellenar crucigramas, también hacia recetas de cocina sacadas de las revistas, periódicos, yo participaba y ayudaba mientras ella me enseñaba las medidas de los ingredientes y procedimientos de las recetas, de allí aprendí el hobby de la cocina con ella.   De igual forma, con mis hermanos, observaba todo lo que hacían, entonces seguía su ejemplo”, indicó “Lala”.

De igual forma, con el uso de juegos de mesa, como scrabble (juego de palabras),   aumentó su vocabulario, lo que le permitió elevar el nivel de conocimientos, aprendizaje y desenvolverse mejor en  la vida social.

Al ir creciendo,  participaba en actividades, cursos, deportes, paseos, viajes.

Nunca dudo de sus capacidades, tanto así que durante su vida estudiantil, en la primaria, secundaria y universitaria tuvo la ayuda  de sus  compañeros, amistades, además de tener maestros especiales para sordos, profesores y el incondicional apoyo de su  familia quienes le  explicaban las materias que impartidas en las aulas.

A lo largo de su vida se ha encontrado con sistemas y personas que la hicieron  pasar momentos difíciles, pero  con el optimismo con el que emprende cada meta, no permitió que desfalleciera, por ello, resaltó que “las personas no deben vernos diferentes, con lástima, ni  desvalorarnos, sino como seres humanos, todos tenemos las mismas oportunidades y hay que saber aprovecharlas, sin ningún tipo de distinción”. 

Se describió como una persona con  muchas aspiraciones expresó que  “cuando me fijo una meta, me esfuerzo mucho y lo hago hasta lograrla, dejando atrás los obstáculos y las barreras”.

Inició su vida profesional en la Caja de Seguro Social en agosto de 1995, en el área  administrativa de la Policlínica Presidente Remón de calle 17, como captadora de datos, allí sus compañeros y sus  jefes le enseñaron las funciones y labores inherentes del cargo y así fue escalando y  a diferentes departamentos con funciones diferentes.

Actualmente, labora en la Dirección Ejecutiva Nacional de Atención al Asegurado, en el la Oficina de Equiparación de Oportunidades, durante la pandemia por la Covid -19 colaboró en  la atención de video llamadas y chat para personas sordas,  consultas sobre citas médicas, entrega de medicamentos, vacunación, elaboración de videos para la divulgación en redes sociales, entre otras funciones.

De igual manera, es instructora de Lengua de Señas Panameñas, capacita a funcionarios de  la CSS y se encarga de la atención de personas sordas que necesitan los servicios de prestaciones médicas.

“Todo esto me permitió ver y retribuir a esta Institución a través del trabajo que realizo, acortar y eliminar las barreras en los servicios de seguridad social y transmitir  a otros el interés, objetivo y valor  principal de nuestra institución, la Solidaridad”, sostuvo.

Señaló que  “ser una persona sorda, no ha sido un obstáculo en mi vida para crecer y seguir creciendo.  Lo más importante es atreverse no detenerse, pero sobretodo no significa que no tenga derechos como las otras personas”. 

Mensaje del Director General  

EL Dr. Enrique Lau Cortés, director general de la Caja de Seguro Social, al conmemorarse el día internacional de las personas con discapacidad invitó a una profunda reflexión a todos los funcionarios de la institución, a la vez que recordó que “es una  política institucional practicar la equidad de oportunidades al trabajo y al servicio”.

“Queremos por este conducto felicitar a todos los colaboradores que tengan algún tipo de discapacidad, ya sea auditiva, motora, entre  otras, que se encargan de atender a los asegurados con el máximo respeto, con alto sentido de patria, en esta institución, siempre tendrán la oportunidad de servir.”

De igual forma, solicitó a todos los colaboradores, brindarles  siempre a estos funcionarios y a los pacientes que presentan algún tipo de discapacidad, una atención cálida, compasiva y respetuosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.