La lactancia materna es una forma de alimentación que comienza en el nacimiento con leche producida en el seno materno.

Para facilitar el crecimiento y desarrollo saludable de los niños, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) recomiendan la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida.

Amamantar resulta muy beneficioso para el bebe ya que “la leche materna, contiene anticuerpos y nutrientes que ayudan a reforzar el sistema inmunológico del recién nacido”, expresó el Dr. Yuri Toala, pediatra neonatólogo del Complejo Hospitalario Dr. Arnulfo Arias Madrid de la Caja de Seguro social.

Los niños de 0 a 18 años son igual de susceptibles al COVID-19 pero, en general, cuando se infectan, son menos sintomáticos.

“Si una madre es sospechosa o confirmada con COVID- 19 la recomendación actual es que sigan ofreciendo leche materna, ya que aun no se ha demostrado que el virus se contagie de la madre al bebé a través de la leche materna”, indicó el Dr. Toala.

Se deben tomar ciertas medidas de prevención al momento de amamantar como colocar mascarilla cuando se vaya a tener contacto con el bebé, lavado de manos frecuentemente con agua y jabón, uso de gel alcoholado, no tocar ojos, nariz, ni boca del niño e inclusive no es necesario lavar los senos antes de ofrecerlos al menos que la madre estornude sobre ellos, destacó el especialista.

“De ninguna forma se debe suspender la lactancia materna aunque la mamá este positiva por COVID -19, ya que los beneficios que le va a brindar al bebe tanto nutricionalmente como su neuro desarrollo, superan al riesgo de contagiarse con COVID- 19”, añadió el Dr. Toala.

Si la madre decide no amamantar por miedo a que su bebé se contagie con el COVID-19, puede extraerse la leche y ponerla a disposición de un cuidador sano para que la proporcione al niño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.