Estudios revelan que dormir en horas adecuadas ayuda a mantener el cuerpo en un estado saludable, por ende los problemas para conciliar el sueño contribuyen a una serie de padecimientos en el ser humano,  es por ello la importancia del sueño; principalmente en los adultos mayores, juega un papel fundamental ya que con el paso del tiempo suelen disminuir sus horas de sueño o peor aún, pueden padecer de insomnio.

La práctica de la siesta en los adultos mayores ejercerá beneficios en la rutina, que los ayudará para contar con un sueño reparador.

El doctor Miguel Del Real, director médico de la ULAPS «Prof. Carlos Velarde», acreditado en la salud de personas mayores y el proceso de envejecimiento, explicó que científicamente está demostrado que una siesta de aproximadamente 30 minutos, mejora la salud en general y la circulación sanguínea; además, favorece la memoria, los mecanismos de aprendizaje y, sobre todo, proporciona la facultad de prolongar la jornada de trabajo al poderse resistir sin sueño hasta las horas de la noche, con poca fatiga acumulada.

La siesta en el adulto mayor tiene una serie de beneficios, tales como:

  • Mejora el humor.
  • Su estado de alerta será más intenso.
  • Experimentará menor fatiga.
  • Permite relajarse mejor.
  • Contará con memoria más aguda y mejor desempeño, con un tiempo de reacción más rápida.

“Acostarse cada noche representa beneficio para todo ser vivo, dormir la siesta no es beneficioso para todas las personas, así que si pretende adoptar esta rutina de descanso debe considerarlo solo sí, experimenta fatiga o somnolencia inesperada”, enfatizó Del Real.

De igual forma, indicó que es importante que la persona se organice y, además, contemple la importancia de contar con un colchón apropiado, sabanas, almohadas y un ambiente acogedor; “ya que hay quienes lo harán en una hamaca bajo la sombra de un árbol, otros escogerán la habitación con poca luz, fresca y silenciosa, incluso habrá algunos que dormirán la siesta en el sofá, lo importante es que el lugar que elijan para su siesta reparadora, sea un lugar que les permita descansar lo necesario para reponer fuerzas y relajarse”, agregó.

Envejecer es un proceso natural que conlleva muchos cambios, tanto  físicos como mentales; conforme nos hacemos mayores se va perdiendo facultades, una de ellas, es la capacidad para conciliar el sueño e incluso el descanso nocturno; por ello, la recomendación de los profesionales es cuidar y estar pendientes a los cambios que presente su organismo y los cambios bruscos de sus hábitos, en este caso del sueño.

Por último, mencionó que es importante que las personas pongan atención a sus horas diarias de sueño, ya que dormir siempre será beneficioso para la salud pues permite prevenir los riesgos de sufrir alzhéimer, aumento de peso, padecer diabetes tipo 2 o enfermedades coronarias, entre otras consecuencias serias para la salud.

La Organización Mundial de la Salud destaca que para mantener un cuerpo saludable, a parte de una buena dieta, rutina de ejercicios y controles médicos, las personas deben dormir entre 7 y 8 horas diarias, para así garantizar una buena calidad de vida, incluso si es un adulto mayor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.