La Estimulación Temprana es de suma importancia para el desarrollo de las capacidades y habilidades de los niños en la primera infancia.

La Caja de Seguro Social (CSS) cuenta con 65 estimuladoras tempranas, las que en su mayoría, utilizan herramientas tecnológicas para continuar brindando la consulta a la población infantil durante la pandemia por la COVID-19, señaló la licenciada Martha Real, supervisora nacional del programa Alto Riesgo Neonatal de la entidad.

Durante el primer trimestre de 2020, a nivel nacional, se brindaron  6,089 consultas e intervenciones a pacientes en edades de cero meses hasta los 7 años, a través del servicio de Estimulación Temprana.  Entre las herramientas utilizadas por las profesionales de la estimulación temprana están las videollamadas a pacientes y el enlace por Zoom, donde se brindan los planes caseros y guía de actividades a los tutores de los infantes.

Real, explicó que entre las patologías más frecuentes destacan el retraso en el desarrollo motor, trastornos del tono muscular, retraso de lenguaje, alteraciones en la coordinación manual y prematuridad, entre otras.  Las estimuladoras tempranas se encargan de captar, detectar e intervenir tempranamente, a través de técnicas y métodos, utilizando el juego como base para lograr el desarrollo de habilidades en el niño.

Además para darles una atención integral, que les permita desarrollar su máximo potencial físico e intelectual, se evalúa a los menores, de tal forma que se puedan detectar trastornos del neurodesarrollo, a través de los factores de riesgos biológicos, psicológicos y sociales, explicó Real.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.