Existe mucha inquietud por parte de familiares y personas que padecen de diabetes, una de las enfermedades que afecta a gran parte de la población mundial, y de la cual Panamá no escapa.

Cuando el mundo se enfrenta a la pandemia del nuevo coronavirus COVID-19, existe mucha incertidumbre sobre el riesgo que pueda tener una persona que padece de exceso de azúcar en la sangre, de verse afectado por este virus y los riesgos letales que corren.

La diabetes, un mal que afecta a más de 200 mil panameños. Se estima que en Panamá, al año, fallecen unas 1,300 personas a causa de ella, y se estima que un 50 por ciento de la población desconocen que la padecen.

Sobre este aspecto, la endocrinóloga Liliana Niel, que labora en Hospital de Especialidades Pediátricas «Omar Torrijos Herrera», aclara algunos puntos sobre los efectos del COVID-19 en aquellas personas que sufren de diabetes.

¿Háblenos de esta situación, cómo es diabetes y COVID-19?

LN: «Desde que nos encontramos en esta pandemia por el COVID-19, hemos desarrollado un grado de ansiedad relacionado al mismo y el riesgo de contraer la enfermedad. Dentro de los grupos de alto riesgo se mencionan las personas con enfermedades o condiciones crónicas, incluyendo las personas con diabetes».

¿Tienen mayor riesgo de contraer COVID-19 las personas con diabetes?

LN: «No, las personas con diabetes no son más propensas, tienen el mismo riesgo que la población general. Lo que sí, es que los hace más susceptibles, es tener un inadecuado control de sus niveles de azúcar. Por lo tanto, los niveles elevados de glucosa son el factor de riesgo, no el hecho de «tener diabetes».

¿Por qué se consideran a las personas con diabetes como de alto riesgo?

LN: «Las personas con diabetes tienen más probabilidades de enfermarse gravemente durante más tiempo que las personas sin ella, porque tienden a ser de mayor edad y presentan otros problemas de salud asociados, como obesidad, hipercolesterolemia y enfermedad cardiovascular, hipertensión arterial y afectación renal, entre otros. Sin embargo, con un buen manejo de la diabetes, el riesgo no es mayor que el de la población en general.

Si los niveles de azúcar están altos, ¿Qué riesgos se corren?

LN: «Cuando los niveles de azúcar están elevados, tenemos más inflamación, mala circulación y así también los niveles de glucosa alta en sangre «alimenta» a los virus, bacterias y hongos que causan las infecciones y también tendrán una reducción en la capacidad del sistema inmunitario para identificar y combatir infecciones.

¿Qué debe hacer una persona con diabetes para prevenir el contagio por COVID-19?

LN: «Ante todo, el cumplimiento de las pautas recomendadas por las autoridades de salud (lavado frecuente de manos, distanciamiento social y el uso de mascarillas o cubre bocas al salir a la calle), así como mantener el control de la glucosa dentro de su rango objetivo el mayor tiempo posible, eso significa tener un nivel de glucosa entre 90-130 mg/dl antes de las comidas y menor a 180 mg/dl dos horas después de haber comenzado a comer. Así también, los valores de Hemoglobina glicosilada inferior al 7% (según la Asociación Americana de Diabetes ADA)».

¿Si una persona con esta enfermedad se contagia del COVID-19, qué se debe hacer?

LN: “Si surgen síntomas de una enfermedad infecciosa (incluido COVID-19), el control estricto de la glucosa es aún más importante. Esto es clave para reducir la gravedad de la enfermedad.

El plan efectivo para los días de enfermedad incluye:

1. Monitoreo persistente de la glucosa en la sangre, punciones frecuentes-glucometrías en los dedos o el uso de un monitor continuo de glucosa.

2. Nunca omita la insulina, incluso si no está comiendo tanto como de costumbre (excepto si tiene vómitos y diarrea). En caso de tener niveles elevados considere realizar ajustes a sus dosis de insulina y comuníquese con su médico tratante.

3. Si en un día presenta varios controles seguidos en un periodo de 8-10 hrs. por arriba de 250 mg/dl lo ideal es medir los niveles de cetonas en orina para establecer si no está evolucionando hacia una complicación grave. (cetoacidosis).

4. Hidratación Extra: 8 onzas (1 taza) por hora de vigilia para adultos aproximadamente (4 litros) y en niños 4 onzas por hora de vigilia (2 litros). La hidratación permite la absorción adecuada de insulina y la función renal adecuada.

5. Si tiene fiebre, utilice acetaminofén, no ibuprofeno, consulte con su médico si tiene antecedentes de enfermedad hepática o si se le ha aconsejado que limite el uso de acetaminofén., ya que debido a los impactos renales de las infecciones graves por COVID, se ha recomendado evitar el ibuprofeno a menos que lo indique un médico.

Las personas con insuficiencia renal, enfermedad renal crónica u otros diagnósticos relacionados con el riñón, deben tomar precauciones adicionales para evitar el contacto con otras personas o lugares que puedan propagar el COVID.

6. Comuníquese con el médico que trata su diabetes si le diagnostican coronavirus. Si está tomando medicamentos que pueden afectar la función renal, como metformina, inhibidores de SGLT2, anticoagulantes, AINE, antibióticos profilácticos, antifúngicos o antivirales, discuta la seguridad de estos medicamentos y si son necesarios tratamientos alternativos. ¡NO suspenda los medicamentos sin contactar primero a su médico!

Otras recomendaciones:

Descanso: Asegúrese de mantener la calidad y cantidad del sueño. Esto ayudará a mantener su sistema inmunológico funcionando adecuadamente y disminuye el estrés.

Coma bien: Ante situaciones de estrés nos da por tener «antojos» y «compulsividad». Este es un buen momento para reevaluar nuestro plan de alimentación y evitar los alimentos procesados y con alto contenido de grasas y carbohidratos, tales como frituras, comida chatarra, harinas dulces, pasteles, jugos y bebidas. Lo ideal es Mantener una dieta saludable ya que la misma estimula el sistema inmunológico y ayuda con el control de la glucosa. «Es hora de comer por nuestra salud y no por nuestros sentimientos». Además, el incluir frutas y vegetales a la dieta nos aporta vitaminas y minerales que también mejoran las defensas, y así evitamos tomar suplementos.

Manténgase activo: Intente establecer un programa diario de actividad física y evite el sedentarismo. Busque programas de ejercicios en línea, YouTube y aplicaciones como GlucoseZone, que brindan opciones de ejercicios en el hogar, hay muchas oportunidades para moverse, incluso en una habitación individual.

Evite recibir excesiva información: Esto puede causarle mayor estrés y ansiedad, procure obtener información una o dos veces al día de las autoridades de salud. Recuerde que el estrés estimula el cortisol o cortisona que es una hormona que favorece el aumento de los niveles de glucosa.

Hidratación: Mantenga una adecuada hidratación mediante la ingesta de agua.

Vacunas: Actualmente no existe una vacuna para el COVID-19, pero se está al inicio de la época de lluvias, por lo que la recomendación es aplicarse la vacuna contra influenza y neumococo, para evitar estas infecciones concomitantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.