En el marco de esta conmemoración, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha impulsado una campaña internacional exhortando a todos los países del mundo a destinar mayores recursos a impulsar y reforzar los programas de prevención, capacitación y terapias de rehabilitación.

Los datos internacionales evidencian que cerca de mil millones de personas tienen un trastorno mental y cualquier persona, en cualquier lugar, puede verse afectada.

Así mismo, se muestra que existe un déficit de inversión en este tema, pues los países gastan menos del 2% de sus presupuestos sanitarios en salud mental

Los estudios de la OMS dan cuenta que a pesar de la universalidad y magnitud de las enfermedades mentales, la diferencia entre la oferta y la demanda de servicios de salud mental sigue siendo considerable.

Para la OMS, la salud mental se define como “un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”.

La Organización Mundial de la Salud hace referencia a que existe una variedad de déficit asistencial en este tema y menciona como ejemplo que:

  • Son relativamente pocas las personas que tienen acceso en todo el mundo a servicios de salud mental de calidad.
  • En los países de ingreso bajo y mediano, más del 75% de las personas con afecciones de salud mental no reciben tratamiento alguno.
  • El déficit grave que persiste en la atención de salud mental es el resultado de la infrafinanciación crónica durante muchos decenios en la promoción de la salud mental y la prevención y atención de los trastornos conexos.
  • La estigmatización, la discriminación y los atentados contra los derechos humanos de las personas con afecciones de salud mental siguen siendo frecuentes.

Finalmente este organismo internacional apunta que según la experiencia adquirida en emergencias pasadas, se espera que las necesidades de apoyo psicosocial y en materia de salud mental aumentarán considerablemente en los próximos meses y años.

Ante el panorama anterior, la OMS insiste en que “invertir en los programas de salud mental en el ámbito nacional e internacional, infrafinanciados desde hace años, es ahora más importante que nunca”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.