Grupo Credicorp, holding financiero líder de Perú con operaciones en la región y presencia en Panamá a través del Banco de Crédito del Perú (BCP) y Atlantic Security Bank (ASB), presentó el Estudio de Inclusión Financiera y Digitalización. La investigación, elaborada por Ipsos, analiza y compara el avance del uso de las plataformas financieras digitales en Panamá y otros seis países de la región (Perú, Chile, Bolivia, Ecuador, Colombia y México).

Según los datos recogidos, Chile y Panamá lideran, en ese orden, el avance de la digitalización entre los usuarios del sistema financiero de la región. En Panamá 1 de cada 2 ciudadanos (53%) reconoció usar actualmente canales digitales para realizar transacciones financieras, de forma ocasional o recurrente; solo por debajo de los resultados obtenidos por Chile (66%) y muy por encima del promedio de los siete países evaluados (36%).

El análisis del Grupo Credicorp e Ipsos define tres niveles de usuarios digitales, determinados sobre la base de la frecuencia de uso de plataformas financieras digitales (billeteras móviles, aplicaciones bancarias y banca por internet) y el empleo de estas tanto en el pago de productos y servicios como en la realización de transferencias financieras. Mientras el usuario no digital es aquel que todavía no hace uso de las plataformas digitales para realizar transacciones, el usuario ocasional es aquel que las utiliza menos de una vez al mes y el usuario recurrente es aquel que las emplea una o más veces al mes para concretar sus transacciones financieras. Así, en Panamá el 38% de ciudadanos encuestados son considerados usuarios digitales recurrentes, al realizar una o más transacciones financieras digitales mensuales. El 15% de panameños son usuarios ocasionales y un 47% son considerados usuarios no digitales.

A nivel de subgrupos poblacionales, el mayor nivel de digitalización se concentra en los ciudadanos panameños pertenecientes a los niveles socioeconómicos alto (81% de usuarios digitales recurrentes) y medio (59%), residentes del ámbito urbano (41%) y de los grupos etarios de 18 a 25 años (44%) y de 26 a 42 años (47%). En contraposición, los usuarios financieros aún no digitalizados en Panamá tienden a pertenecer al nivel socioeconómico bajo (67% de usuarios no digitales), habitar en el ámbito rural (62%), ser mujeres (52%) y estar en el rango etario de más de 60 años (72%).

Uso de billeteras móviles y otras plataformas

En referencia a la posesión de plataformas digitales para realizar transacciones financieras, el Estudio evidencia que hoy Panamá lidera la tenencia de billeteras móviles en la región. En el país, 3 de cada 10 panameños (33%) cuenta con este producto; cifra que triplica el promedio regional (11%) de tenencia de este tipo de solución y muy superior al 24% registrado por Colombia, el más inmediato perseguidor en esta categoría.

“Las billeteras electrónicas cumplen un rol fundamental para llevar la digitalización y la inclusión financiera a más personas, ya que no requieren una cuenta bancaria para su uso. Por ello, vemos correlaciones como la que observamos entre el liderazgo que muestra Panamá en la tenencia de billeteras móviles y el liderazgo que también mostró en cuanto a niveles logrados de inclusión financiera en la región, como parte del análisis del Inclusión Financiera del Grupo Credicorp (IIF). El uso de medios de pago digitales como las billeteras electrónicas debe y puede seguir creciendo de forma importante, porque en toda la región nuestro gran competidor es el efectivo”, sostiene Enrique Pasquel, Gerente de Asuntos Corporativos del Grupo Credicorp.

Según las cifras recogidas, los hombres panameños superan ligeramente a las panameñas en la tenencia de billeteras móviles (34% y 31%, respectivamente), mientras que las personas pertenecientes al nivel socioeconómico alto concentran un mayor nivel de tenencia de este producto (67%) que los niveles medio (51%) y bajo (18%). En el resto de los subgrupos poblacionales, lideran la tenencia el grupo etario de 18 a 25 años (51%), los habitantes del ámbito urbano (36%) y los trabajadores dependientes (42%).

Panamá, además, lidera el uso de la banca por internet para el pago de productos y servicios, que representa el segundo medio digital más utilizado en América Latina para este fin. Con un 34% de ciudadanos que pagan sus productos y servicios por la banca por internet, Panamá es seguido de cerca por Chile (33%) y Ecuador (31%). En el uso de billeteras móviles para pagos de productos y servicios -el medio bancario menos usado para este fin-, Panamá se ubica en segundo lugar, con el 13% de ciudadanos que utilizan esta vía y apenas por debajo del 16% registrado por Colombia.

Al hablar del uso de aplicativos celulares de entidades financieras (banca móvil), sin embargo, Panamá retrocede a un tercer lugar en la comparación regional.  En esta categoría, Panamá (23%) es superado por Chile (39%) y Ecuador (29%).

Resultados a nivel región

Según el Estudio del Grupo Credicorp e Ipsos, apenas el 20% de ciudadanos de los países de América Latina seleccionados para el estudio utilizan medios digitales para realizar transacciones financieras de forma recurrente; el 16% son usuarios ocasionales y el 64% son usuarios no digitales. Chile (41%) y Panamá (38%) registran los niveles más altos de usuarios digitales recurrentes, en contraposición con Bolivia (67%), Perú (70%) y México (70%), que registran las mayores cifras de usuarios no digitales.

Al analizar el nivel de digitalización por género, el promedio regional arroja que el 23% de hombres es un usuario digital recurrente, apenas por encima del 17% registrado por las mujeres. En esa misma línea, el nivel de mujeres usuarias del sistema financiero que no realizan transacciones digitales (67%) supera al de los hombres (61%), dejando en evidencia una brecha de género aún por cerrar.

En tanto, la investigación del Grupo Credicorp advierte que los ciudadanos con un uso más recurrente de las soluciones financieras digitales se ubican en el rango de 18 a 25 años (26%) y de 26 a 42 años (25%). Ello a diferencia del grupo etario mayor de 60 años, en el cual el 87% se pueden considerar usuarios no digitales.

Finalmente, el Estudio refleja también las brechas existentes en el nivel promedio de digitalización de quienes residen en el ámbito urbano y quienes lo hacen en el ámbito rural de los países evaluados. Los usuarios digitales recurrentes del ámbito urbano de la región (22%) duplican a los del ámbito rural (11%). Y, entre los ciudadanos de la región residentes del ámbito rural, los usuarios del sistema financiero que quedan por digitalizar representan el 78%.

“Hoy, el desafío de nuestra región es extender, de forma más homogénea y recurrente, el uso de las plataformas y canales digitales del sistema financiero entre estos subgrupos poblacionales”, concluye Pasquel.

El Estudio de Inclusión Financiera y Digitalización se enmarca en el Índice de Inclusión Financiera de Credicorp (IIF) elaborado por Ipsos, mediante el cual el holding financiero busca aportar información valiosa y útil que permita crear economías más inclusivas y sostenibles, como parte de su estrategia de sostenibilidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.