En los sitios de trabajo hay áreas habilitadas donde los colaboradores pueden tomar sus alimentos, como el  comedor o la cafetería; no obstante, debido a la pandemia por la COVID-19,  se ha hecho necesario ajustar medidas para fomentar el uso seguro de los recursos, tomando en cuenta que en esos lugares hay que quitarse la mascarilla para comer.

La doctora Maruja Stanziola, del Comité Local de Bioseguridad de la Policlínica «Generoso Guardia», de la Caja de Seguro Social (CSS), resaltó que al igual que la higiene de manos, es fundamental hacer limpieza de las superficies y de los artefactos eléctricos que son manipulados por varias personas, entre ellos el microondas, la cafetera, la refrigeradora, el fregador y la mesa.

Los pasos a seguir para desinfectar tanto las áreas como los aparatos que utilizaremos en estos lugares, son:

  • Colocar una solución jabonosa en un paño limpio o desechable y se pasa por toda la superficie para eliminar la suciedad. Se aclara con agua para quitar el producto.
  • Seguidamente, se limpia con un desinfectante o una solución de hipoclorito de sodio (cloro),  tanto  la mesa como las sillas y el fregadero. Este proceso debe hacerse antes y después de usarse las áreas.
  • En los electrodomésticos, el producto no debe ser corrosivo, y en el caso del microondas, debe ser limpiado tanto por dentro como por fuera.

La doctora Stanziola detalló que los utensilios como los cubiertos deben ser de uso personal, y recomienda que los recipientes sean herméticos, especialmente porque se almacenan en la nevera del comedor u oficina, y este dispositivo es compartido por los compañeros de trabajo.

Destacó que las vasijas de la comida deben ser lavadas con agua y jabón cuando las ingrese y retire de la refrigeradora, puesto que se desconoce si algún compañero de trabajo la tocó cuando introdujo sus alimentos, por ser este un equipo de uso colectivo.

La especialista fue enfática al manifestar que dentro de este protocolo de limpieza, el lavado de manos siempre debe estar presente, porque previene no solo la propagación de la COVID-19, sino también de otros gérmenes.

Confirmó que la higiene de manos debe hacerse antes y después de preparar cualquier alimento; antes y después de comer, después de depositar la basura, después de limpiar los mesones o electrodomésticos y después de limpiar superficies con un paño con desinfectante.

Sobre la mascarilla y pantalla facial, acentuó que al momento de alimentarse, debe colocarse dentro de una bolsa desechable o sobre un papel toalla que impida el contacto con la superficie.

Cuando se retire y vuelva a colocar ambos implementos, expresó que deben higienizarse de inmediato las manos.

Recalcó, que se hay guardar silencio mientras se come y no iniciar conversaciones, por estar vulnerables en esos momentos, tras haberse quitado la mascarilla y la pantalla facial.

Con respecto a los horarios para comer, se deben establecer de forma escalonada, para evitar aglomeraciones. De no consumir todo su tiempo de almuerzo, igualmente es necesario   abandonar el área, para dar paso al comedor a quienes no hayan almorzado, y de esta manera evitar socializar.

Sobre la lonchera, es preferible, por bioseguridad, que sea de plástico o de fácil de limpieza, y si es de tela debe lavarse todos los días cuando se llegue a casa.

Reiteró que el lavado de manos, el distanciamiento físico, de dos metros o más, y el uso de mascarillas y pantalla facial, son medidas de bioseguridad que debemos mantener para prevenir el contagio de la COVID-19,  las cuales deben implementarse en nuestras rutinas cotidianas, tanto en el ámbito laboral como personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.