El tabaquismo es una de las principales enfermedades prevenibles y causante de otras patologías que pueden ser controladas. Actualmente Panamá tiene un 6% de prevalencia en la población, por lo que es considerada como una de las más bajas de América y ello es producto de la Ley 13 del 24 de enero del 2008 que hace referencia a las medidas para el control del tabaco y sus efectos nocivos en la salud.

La doctora Ileana Saldaña, Neumóloga del Complejo Hospitalario Dr. Arnulfo Arias Madrid, señaló que en estos momentos de pandemia los jóvenes que alimentan artificialmente sus pulmones, corren mucho riesgo con el COVID-19 ya que se les puede producir complicaciones.

“Es importante que la población tenga presente que los fumadores activos y pasivos no mantienen las condiciones ideales para enfrentar enfermedades respiratorias, por lo que reiteramos el riesgo que corren aquellos que consumen cigarros, tabaco, y cigarrillos electrónicos no solo por el COVID-19, sino por todas las consecuencias que lleva consigo este vicio, que es además es una de las principales causas de muerte, enfermedades y empobrecimiento.” Acotó Saldaña.

En estos momentos la Caja de Seguro Social (CSS) cuenta, a nivel nacional, con 14 Clínicas de Cesación de Tabaquismo, que brindan las herramientas al paciente para abandonar este perjudicial hábito. Las clínicas están integradas por un equipo interdisciplinario de médicos psiquiatras, enfermeras especialistas en salud mental y psicólogos clínicos, que trabajan conjuntamente ya sea en las terapias de tratamiento o en las terapias cognitivas para el cese de la adicción al tabaco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.