Estos robots de cuatro patas pueden sentarse, dar la mano y voltearse.  También pueden realizar escaneo de cámara de 360 ​​grados, funcionar en terrenos con inclinaciones de 30 grados y subir escaleras durante horas.

Son robots cuadrúpedos de 70 libras con una movilidad claramente similar a la de un perro que forman parte de un programa piloto de manufactura de Ford. Están diseñados para ahorrar tiempo, reducir costos y aumentar la eficiencia.

Fluffy, el nombre que le dio la manejadora del robot, Paula Wiebelhaus, es uno de los dos modelos que Ford está arrendando a Boston Dynamics, empresa reconocida por crear sofisticados robots móviles. El otro robot de Ford se llama Spot, como el nombre real del producto.

Los robots, que Ford está probando en su planta de transmisión Van Dyke, son de color amarillo brillante y fácilmente reconocibles. Están equipados con cinco cámaras, se pueden moverse hasta 3 mph con una batería que dura casi dos horas, y se utilizarán para escanear la planta. También ayudan a los ingenieros a actualizar el diseño computarizado original que es utilizado cuando las plantas necesitan reestructurarse.

Mark Goderis, gerente de ingeniería digital de Ford, indició que anteriormente los cambios en la planta, no eran documentados, pero ahora gracias a estos robot pueden construir nuevos modelos de ingeniería.

Este modelo digital también los ayuda cuando necesitan reestructurar la planta para fabricar nuevos productos.

Sin Fluffy, la actualización podría ser mucho más tediosa

Antes usaban un trípode y caminan las instalaciones parando cinco minutos para que el láser escaneara el área. Esto le tomaba hasta dos semanas, pero gracias Fluffy el trabajo se ha reducido a la mitad.

La antigua forma también era más cara, ya que costaba casi 300 millones de dóalres escanear una instalación. Si esta prueba piloto funciona, el equipo de manufactura de Ford podría escanear todas sus plantas por una fracción del costo.

La clave del éxito de Fluffy y Spot es su agilidad, dice Wiebelhaus, quien controla su robot a través de un dispositivo similar a los de videojuegos. Si ocurre algún incidente, el dispositivo de control cuenta con una función para que el robot se detenga y evite chocar con cualquier cosa. Todo queda grabado en video.

Los robots tienen tres pasos operativos: caminata por terreno estable, ritmo pausado para terrenos irregulares y velocidad especial para escaleras. Pueden cambiar las posiciones de agacharse a estirarse, lo que les permite recorrer áreas de difícil acceso dentro de la planta. Pueden manejar terrenos difíciles, desde rejillas y escalones, hasta inclinaciones de 30 grados y si se caen, pueden levantarse solos. Además, mantienen una distancia segura de los objetos para evitar colisiones.

«Fluffy es una herramienta de manufactura increíble», añadió. «Sí, es interesante y nuevo, pero Fluffy realmente debería ser valorado por su trabajo y tenacidad. Queremos sacarle el mayor provecho en la planta de manufactura y ver el valor que tiene para la compañía”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.