Para toda empresa, controlar los gastos, incrementar los ingresos y maximizar las ganancias son reglas de oro, sin embargo, en escenarios de crisis económica, otras prácticas financieras, como el ahorro, cobran mayor relevancia para lograr la sostenibilidad del negocio.

A nivel individual, se observa este fenómeno. Datos del Banco de Inglaterra revelan que los depósitos en las cuentas bancarias personales llegaron a la suma récord de 25,6 billones de libras esterlinas (la cifra equivale a $33 billones, aproximadamente) durante el mes de mayo del 2020. La misma situación ocurrió en España, donde múltiples bancos reportaron un incremento en los depósitos en cuentas bancarias personales. Es posible que el sector empresarial, principalmente las pequeñas y medianas empresas sigan esta misma tendencia. Cabe destacar que en Panamá las pequeñas y medianas empresas generan el 75% del empleo con un aporte mayor del 50% al PIB, según la UNPYME.

“El ahorro es la capacidad de reservar un porcentaje de los ingresos durante un periodo determinado de tiempo para hacer frente a gastos futuros o imprevistos. La emergencia por el covid-19 nos ha dejado muchas lecciones, entre estas la importancia de contar con un ahorro, un fondo que representa una red de seguridad para sobrevivir en tiempos de crisis”, señaló Francisco González, Gerente Senior de Pymes de Scotiabank.

Ahorrar es más que reducir costos de forma inmediata, se trata de un proceso controlado de planificación de gastos.

Seis consejos para que pequeñas y medianas empresas desarrollen hábitos financieros:

  1. Planifique y proyecte los ingresos y egresos. La clave para tener estabilidad financiera reside en capacidad de organizar los ingresos y los gastos de la empresa. Recuerde que los números son el corazón de su negocio, por eso, como empresario debe estar al tanto de todos los movimientos y conocer los indicadores para tomar decisiones oportunas e inteligentes. Elabore el presupuesto de la empresa para tener un panorama claro de los ingresos, costos y ganancias o pérdidas. Una vez que se tenga toda la información, podrá designar un monto específico para iniciar un plan de ahorro. 
  2. Cree un colchón financiero. Un fondo para emergencias o para imprevistos le permitirá cubrir los gastos de su empresa durante un periodo determinado de tiempo, sin comprometer su presupuesto y las finanzas del negocio. Es importante que identifique la estacionalidad de sus ventas para prepararse, a nivel financiero, para los periodos en los que registre menores ingresos. El ahorro es su aliado para este tipo de situaciones.
  3. Realice compras inteligentes. Planificar y evaluar continuamente los gastos asociados a la adquisición de productos y servicios en su empresa puede ayudarle a ahorrar. Compare precios, revise frecuentemente todos los contratos con sus proveedores, negocie, aproveche los descuentos y controle los gastos excesivos.
  4. Recorte gastos superfluos. Analice todos los gastos de la empresa e identifique aquellos que puede eliminar o aquellos que puede reducir sin impactar negativamente los resultados de su negocio. Cada pequeño ahorro será un aporte significativo para la empresa.
  5. Cumpla con sus pagos de sus deudas a tiempo. En la medida de la posible, pague a tiempo sus compromisos financieros. Esto le permitirá mantener un buen historial crediticio y evitar multas por incumplimiento, las cuales podrían aumentar sus gastos. Calendarice sus pagos para evitar cualquier contratiempo.
  6. Aprenda a invertir. La inversión es una herramienta financiera para hacer crecer el patrimonio de las personas o las empresas. Las estrategias y recomendaciones para invertir dependerán del perfil de cada inversionista, sus objetivos y expectativas de rentabilidad. En esta coyuntura, principalmente, es esencial que tome decisiones informadas y que elija cuidadosamente a su asesor de inversiones.

“Las pymes son uno de los principales motores de la economía nacional, por esta razón y ante la crisis financiera que enfrenta el país, es de suma importancia que busquen asesoría financiera para evaluar sus opciones de ahorro, inversión y financiamiento, de acuerdo con sus requerimientos y teniendo en cuenta la etapa en la que se encuentra la empresa, su situación económica y los objetivos de negocio”, finalizó González.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.