Es una enfermedad reconocida por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) como de tipo laboral, es un estado de agotamiento físico y psicológico crónico,  y es producida cuando el trabajador está expuesto a una carga inadecuada de trabajo, unida a gran cantidad de problemas laborales, los que mantienen al trabajador recibiendo un alto nivel de estrés.

La fatiga, generalmente produce un descenso del rendimiento de los trabajadores, pero también puede ser causa de errores. La fatiga mental puede afectar, también, la motivación de los trabajadores; esta relación entre fatiga y motivación es compleja.

El equipo interdisciplinario de SySO (Salud y Seguridad Ocupacional) de la CSS (Caja de Seguro Social), con su departamento de Psicología, son los que intervienen en tratar este tipo de enfermedad en los entornos laborales.

La Lcda. Iliana Avecilla, coordinadora nacional de los psicólogos en SySO, indicó que es ahí donde intervienen, como normativo, y amparado por la ley para medir los riesgos psicosociales  de este tipo.  Una vez detectada la situación, el psicólogo realiza su intervención a través de  una serie de entrevistas y cuestionarios, de los que pueden ir obteniendo información de la causa principal de los problemas relacionados con el  estrés.

De igual manera, la especialista dio a conocer los signos más comunes que aparecen por fatiga mental y emocional, estos son: trastornos del sueño, Nerviosismo, sensación de agotamiento físico y mental, angustia, impotencia, dolor de cabeza y muscular, problemas digestivos (diarreas y náuseas), palpitaciones, aislamiento, dificultad para concentrarse, aumento de la dependencia al alcohol o las drogas y desmotivación.

Como parte de la estrategia de brindar  soluciones inmediatas ante este tipo de problemas, relacionados con el estrés laboral  y la fatiga mental, se debe trabajar en  la comunicación con los superiores,  la propia organización y el ambiente de trabajo, como parte del abordaje; estos  son detalles claves, explicó la Lcda. Avecilla, esto evitará que continúe la presión laboral ya que al expresar lo que les molesta o inquieta les permite liberarlos de esa carga emocional.

«No debemos olvidar que  es fundamental prevenir la fatiga mental ya que esta deteriora notoriamente nuestra calidad de vida y corremos el riesgo de que se vuelva una condición crónica, que nos impida realizar nuestras actividades normalmente», concluyó la psicóloga.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.