Ella es una odontóloga panameña que hace once años reside en Seattle, Estados Unidos, que luego de un segundo embarazo, inició la práctica del yoga.

Una práctica de muchos años atrás que argumentan quienes lo practican, es una una práctica que conecta el cuerpo, la respiración y la mente; utiliza posturas físicas, ejercicios de respiración y meditación para mejorar la salud general.

  • El yoga una disciplina de Vida

Su nombre es Aileen M. Paredes, que desde Seattle y nos habló, sobre su experiencia con esta disciplina.

¿Desde cuándo práctica yoga?

“Mi práctica de yoga empezó en el año 2013, luego de mi segundo embarazo”.

¿Qué la motivo a la práctica de esta disciplina?


“Después de un embarazo el cuerpo de la mujer atraviesa por muchos cambios, no solamente a nivel físico, sino emocional y mental. Lo que realmente me motivó a empezar fue mi aspecto, sin saber que más allá del peso, el yoga traería a mi vida un crecimiento personal integral”.

Usted es instructora. ¿Qué pasos siguió para lograr esa certificación como maestra de yoga?


“Luego de 7 años de práctica dedicada en casa, (nunca pagué estudio, porque no me sentía cómoda dejando a mi bebé tan chica en una guardería) y viendo como me enamoraba más de la disciplina y la manera como me sentía en control de mis emociones, más presente y más conectada conmigo misma, fue cuando en junio de 2019 decidí que estaba lista para elevar mi práctica , conocimiento sabiendo ya que mi pasión me llevaría a querer transmitirle esto a todo aquel que decidiera emprender el mismo camino que yo”.


¿Qué necesita una persona para dedicarse a esta práctica?


“No necesitas absolutamente nada, literalmente ni siquiera el tapete, lo que representa otra ventaja más de la disciplina. El Yoga no espera cierto nivel de rendimiento, no espera que seas flexible, no condiciona género, edad o religión, no espera que estés motivado, feliz o desanimado. Es una disciplina que provee ese espacio de conexión íntimo contigo y con tu entorno. Lo que se necesita es simplemente recibir ese llamado interno que nos dice: “es hora de detenerse un rato, escucha tu mente, tu cuerpo, tus sentimientos “

¿Explíqueme, muchos ven esto como lago espiritual, que de cierto?


“El yoga tiene definitivamente un aspecto físico importante, a medida que la práctica y constancia aumenta el rendimiento y esfuerzo igualmente incrementa pero puedo decir con toda seguridad y convicción que el nivel de dificultad se controla con la mente. He aquí donde entran otros aspectos que ayudan a nuestra expansión mental y espiritual”.

¿Usted experimentó algún cambio con la práctica de esta disciplina?


“Si, y continúo aprendiendo. La primera lección que me dio fue trabajar en mi paciencia. Nunca voy a olvidar como me enseñó. Estaba en una clase y había un espejo grande al frente de todo, sin darme cuenta empecé a enfocarme en la persona que practicaba a mi lado. Ella era considerablemente mayor que yo y lograba tener un balance y control excepcional en cada transición.

En mi cabeza me dije: “Si ella puedes sostener una práctica tan sólida yo también puedo, pero en ese momento no lo logré, mi ego interfería en una práctica que se supone debe ser únicamente para ti. La lección vino inmediatamente, no se trataba de mi edad, mi peso , mi experiencia o rango de movimiento, si no estoy preparada para llevar mi cuerpo a la máxima expresión de una pose, simplemente no estoy en ese punto”.

¿Si comparamos la práctica del yoga con asistir a gimnasios (antes del coronavirus), cuáles serían las diferencias?


“Así como ir al gimnasio es esencial para mantenernos fuertes, saludables y en un buen estado mental, yoga también lo es, sin embargo, en la cuarentena se hacen más evidente las limitaciones por la falta de equipo o pesas, sin embargo para yoga solo necesitas tener un cuerpo que desea moverse, estirarse y respirar profundamente”.

¿Usted es panameña, pero reside en Seattle, su pasión por esta disciplina la adquirió acá o allá en Estados Unidos?


“Así es. Resido en Seattle desde hace 11 años pero realmente no fue el lugar, sino la inconformidad que sentía con mi cuerpo post parto”.

¿Cómo hace una persona para entrar en la práctica de esto, desde cuándo puede experimentar esos cambios que se dice, se alcanzan a través del yoga?


“Los beneficios para quienes deciden empezar a practicar yoga se presentan en un orden muy particular para cada persona. Para algunos es mental, más control de tus emociones, control sobre tus reacciones, mejor calidad de sueño, etc., para otros, es muy espiritual. Empiezas a sentirte atraído por elementos de la tierra, conexión con el ambiente, tu intuición se acentúa, lees mejor energías tanto tuyas con de las personas que te rodean, entiendes mejor como ayudar a los demás ya que entiendes que detrás de las palabras y acciones hay un alma con sentimientos como el tuyo. Yo personalmente he creído increíblemente en ese aspecto, me atrevería a decir que quizá mi proceso de expansión y crecimiento más grande está ahí hasta ahora.

¿Las personas deben seguir una dieta especial?


“No, aunque como cualquier disciplina el cuerpo es más generoso cuando se alimenta apropiadamente y se cuida nuestro templo. Al final, es el regalo a nuestro cuerpo, mente y espíritu”.

¿Es común la práctica de los hombres en esto?


“No solo es común, sino que antes era una práctica reservada exclusivamente para hombres, aunque no lo crean”. El llamado que esta práctica ha tenido ha sido tan fuerte que he decidido iniciar mi segunda certificación, ya que “yoga es unión, el yoga es para todos.

Perfil
Nombre: Aileen M. Paredes
Instagram: @justsay_aileen
Edad: 36
Profesión: Dentista, Maestra de Yoga
Madre: de dos (Diego 14 y Mia 8)
Nació: Panamá, Republica de Panamá
Reside: Seattle, Washington

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.