Luego del nacimiento del niño, la lactancia materna es un período en el que la madre debe esforzarse en cumplir con muchos cuidados, entre ellos mantener una dieta sana y equilibrada, para que durante los meses que se mantenga amamantando al pequeño goce de buena salud y fortalezca al recién nacido.

Tener a su cuidado un recién nacido es una gran responsabilidad, por lo que la licenciada Claudette Campos, nutricionista dietista encargada de este servicio en la ULAPS “Prof. Carlos Velarde”, explicó cuáles son los alimentos que benefician a la madre durante la lactancia, cómo influyen en su producción de leche, cómo beneficia la salud del bebé, y cómo contribuye la buena nutrición de la madre para evitar complicaciones al niño, entre otros beneficios.

Indicó que la alimentación de la madre deberá estar basada en alimentos sanos, variados y equilibrados, dieta que debe excluir comidas con aditivos. En forma simple, lo que siempre se recomienda es comer frutas, verduras, proteínas carbohidratos, leches y derivados.

Dijo que los organismos internacionales son claros en mencionar que en este período sólo en algunas excepciones (enfermedad, problemas nutricionales, entre otros), el médico puede recomendar algún tipo de suplementos, de lo contrario deben evitarse.

En el caso de los mariscos, estos son indispensables en la dieta, por su gran contenido de grasas saludables que son necesarias para el desarrollo del cerebro y la absorción de vitaminas. Los alimentos ricos en proteína permiten el correcto desarrollo y crecimiento del niño, así que la madre no debe reprimir su ingesta.

Campos sostuvo que “no hay alimentos prohibidos durante la lactancia. El hecho de que durante la gestación existan alimentos que no pueden comer las embarazadas por ciertas patologías adquiridas antes de llegar a un embarazo, conlleva a pensar que es así para todas las mujeres durante la lactancia; sin embargo, solamente cuando se observa que al tomar la madre un determinado alimento, el bebé de manera repetitiva tiene algún tipo de molestias como vómitos, diarreas, malestar o rechazo de la leche, puede ser necesario evitar ese alimento que está produciendo esa reacción, ya que puede deberse a una intolerancia alimentaria del niño”.

Los alimentos modifican el sabor de la leche, es otra presunción, lo que realmente ocurre según algunas guías alimentarias, es que cuando la madre toma distintos tipos de alimentos estimula las sensaciones gustativas del bebé “son niños acostumbrados a diferentes sabores y aromas mucho antes de ingerirlos directamente”, esto favorecerá a que acepte más fácilmente la alimentación complementaria.

No está demostrado que haya algún tipo de alimento que ayude a producir más leche. Lo mejor para producir más leche es que el bebé lacte a demanda, sin restricciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.