La epidemia mundial de tabaco causa, cada año, más de 8 millones de defunciones, de las cuales, 1.2 millones corresponden a personas no fumadoras, que respiran humo de tabaco ambiental, indica un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La misma estadística revela que cerca del 80% de los más de mil millones de fumadores que hay en el mundo, viven en países de ingresos medianos y bajos, que son los que soportan la mayor carga de enfermedad y muerte relacionada con este producto.

Y añade que la evidencia publicada, este año, demuestra que los fumadores tienen mayor probabilidad de desarrollar enfermedad severa con COVID-19 que los no fumadores.

El organismo hace resaltar estas cifras al conmemorarse el 31 de mayo, el “Día Mundial Sin Tabaco”, una efeméride promulgada en el año 1987, con el objetivo de informar y concienciar a las personas sobre los efectos nocivos y letales del consumo de tabaco y de la exposición pasiva al humo de esta sustancia. El tema central para el año 2021 es «Comprometerse a dejar de fumar».

Con esto se trata de disuadir a las personas del consumo del tabaco en todas sus formas; asimismo, evidenciar las prácticas comerciales de las empresas tabacaleras que incitan al consumo de tabaco y divulgar las actividades de la OMS en la lucha contra el tabaquismo.

La Dra. Vanessa Flores, coordinadora nacional de Salud Mental de la Caja de Seguro Social (CSS), informó que el tabaco es una droga estimulante del sistema nervioso central.

Uno de sus componentes, la nicotina, posee una enorme capacidad adictiva, y es la causa por la que su consumo produce dependencia.

Durante la combustión del tabaco se originan más de 4.000 productos tóxicos diferentes.

Además destacó que muchas personas desean e intentan muchas veces dejar de fumar, algunos lo consiguen, y a otros, le cuesta abandonar la adicción al cigarrillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.