El Defensor del Pueblo, Eduardo Leblanc González mostró su profunda preocupación por el fuerte brote que hay de Leishmaniasis en algunas comunidades de la provincia de Bocas del Toro como: Changuinola Arriba, Charco la Pava, Guayabal y Valle del Rey por lo cual envió nota al ministro de Salud, Luis Francisco Sucre para que se agilicen la atención adecuada para los niños y personas adultas afectadas.

En la nota destaca el ombudsman que funcionarios de la institución realizaron gestiones ante la Dirección Regional del Ministerio de Salud de Chanquinola, donde indicaron que no cuentan con el medicamento, glucantime, indispensable para tratar dicha enfermedad.

Entre las personas afectadas donde prevalecen niños se han visto obligados a recurrir a la quema de las llagas con clavos calientes, por la falta de atención médica, fumigación y el medicamento antes mencionado.

La Defensoría del Pueblo procurando garantizar el derecho a la salud, espera que el ministerio correspondiente, brinde respuesta rápida y oportuna a este grupo de personas adultas y niños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.