El sector financiero ha batallado para mantener el ritmo de la innovación tecnológica, en especial por las regulaciones que rigen las operaciones de bancos, financieras y compañías de seguros. Al mismo tiempo, los cibercriminales se han aprovechado de las nuevas tecnologías para facilitar el hackeo a estas entidades. En este contexto, KIO Networks presenta su solución Cyber Check Up, la cual permite que, mediante un análisis de vulnerabilidades cibernéticas, se diseñe un plan de seguridad personalizado que gestione los potenciales riesgos de forma preventiva.

Carlos Meléndez, director regional comercial de KIO Networks para Centroamérica y el Caribe, asegura que “la estrategia más efectiva para mitigar y minimizar los efectos de un ciberataque es construir una base sólida de tecnología de seguridad”. Por lo tanto, las entidades financieras deben realizar mejoras de seguridad estratégica y aplicar las mejores prácticas para reducir la exposición a riesgos, tales como:

 

  • Confirmar la adhesión a las políticas y prácticas corporativas.
  • Emplear la segmentación de la red para reducir la probabilidad de expansión de un ataque.
  • Adoptar herramientas de monitoreo de procesos y análisis profundo.
  • Revisar los procedimientos de respuesta de seguridad.
  • Realizar periódicamente una copia de seguridad de datos y llevar a cabo pruebas de procedimiento de restauración de procesos críticos.
  • Adoptar tecnologías de seguridad avanzadas con herramientas como la Inteligencia Artificial y Machine Learning.

 

“En KIO Cybersecurity contamos con expertos en seguridad que llevarán de la mano a nuestros clientes para implementar la solución que mejor se acomode a sus necesidades” puntualizó Meléndez.

 

El sector financiero es el más atacado por los cibercriminales

De acuerdo con el informe de Ciberseguridad del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Organización de los Estados Americanos (OEA) y el Centro Global de Capacitación de Seguridad Cibernética, el 30% de ataques efectivos en Centroamérica son contra las entidades bancarias.  Esto demuestra que la generación de ingresos sigue siendo uno de los principales motivos para los ciberdelincuentes, porque un malware siempre va detrás del dinero.

Tan solo el año pasado, una banda de cibercriminales atacó al Banco de Chile y robó 10 millones de dólares que terminaron en su mayoría en cuentas de Hong Kong, donde en un intento por evitar la propagación del virus, la organización desconectó cerca de 9 mil estaciones de trabajo en sus sucursales, que sirvió a los hackers para despojar a la entidad del capital.

Entre las principales consecuencias de un ciberataque son la pérdida de activos, data, reputación y negocios. En este tema, el Fondo Monetario Internacional (FMI) publicó en una reciente investigación que los ataques cibernéticos a bancos representan cerca del 9% de pérdidas en sus ingresos netos. Pero ¿están preparadas las organizaciones para contrarrestar un hackeo? ¿Qué tan rápido pueden recuperarse?

“Tomar las medidas necesarias a tiempo y analizar los riesgos junto a un equipo experimentado es posible con Cyber Check Up de KIO Networks para obtener certidumbre y la asesoría adecuada en ciberseguridad”, finalizó Meléndez.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.