Cada 29 de mayo, se conmemora el Día Mundial de la Salud Digestiva, impulsado en el 2005 por la Organización Mundial de Gastroenterología para que la población tome conciencia sobre los problemas digestivos que pueden afectar al ser humano en su vida.

Para mantener en óptimo estado la salud digestiva, es necesario mantener una adecuada alimentación, considera la Lcda. Italia Farrier, nutricionista y dietista de la Caja de Seguro Social (CSS), quien define esto como “aquella que  proporciona a cada individuo los nutrientes que su cuerpo necesita”.

De igual manera, indicó que la adecuada absorción de los nutrientes ayuda a:

  • El buen funcionamiento del organismo.
  • Garantizar la reproducción en las mujeres fértiles, la gestación y lactancia.
  • En los niños, un adecuado desarrollo y crecimiento.

A su vez, la Lcda. Farrier señala que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS),  una alimentación adecuada se caracteriza por ser:

  • Completa: Aportando todos los nutrientes que el organismo necesita como son las  proteínas, los carbohidratos, las grasas, las vitaminas, los minerales y el agua.
  • Suficiente: Que la cantidad de alimentos sea la adecuada, para evitar así la aparición de carencias o deficiencias nutricionales que pueden comprometer la salud.
  • Equilibrada: Los alimentos deben estar repartidos guardando una proporción apropiada entre sí.
  • Adecuada: Adaptarla a las condiciones fisiológicas de cada individuo según su edad, sexo, nivel de actividad física y estado de salud. 
  • Variada: Al contener alimentos de los diferentes grupos, se puede obtener de  manera más sencilla todos los nutrientes que necesitamos.

Ayuno intermitente y dieta keto

En la actualidad existen diferentes tipos de dietas que son utilizadas para ganar salud o para mantener la figura, entre ellas se  menciona el ayuno intermitente, el cual la especialista define como “un periodo en el que se van a ir alternando los periodos regulares de ayuno y alimentación”.Sostuvo que el ayuno intermitente “no es considerado una dieta sino un protocolo alimentario”.

Sobre los tipos de ayuno, señaló que los más utilizados son:

  • 12:12: Uno de los más cortos. Una forma sencilla de realizarlo es incluir el tiempo de sueño en dicha ventana de ayuno. Por ejemplo: Ayunar de 7:00 p.m. a 7:00 a.m. debido a que la mayor parte del tiempo la persona se encontraría durmiendo.
  • 16:8: Se basa en ayunar cada día 16 horas y comer durante 8. El momento de esas 8 horas es irrelevante, pero cada día debe ser el mismo momento.  Ejemplo: Si la última comida de la persona será todos los días a las 6 de la tarde, su siguiente comida sería a las 10 de la mañana.
  •  5:2: Que consiste en comer cantidades regulares o normales de alimentos durante 5 días y posteriormente se reduce la ingesta entre 500 a 600 calorías durante los otros 2 días restantes.

Al ser abordada sobre su eficacia, precisó que “puede ser una forma de alimentarse beneficiosa para la salud, si se sabe hacer de manera correcta, lo cual dependerá del tipo de ayuno, condición de salud de la persona y de la manera en la que la realice”.

Explicó que no la recomienda en mujeres embarazadas, ni en personas con trastornos de la conducta alimentaria, niños o en personas que no tienen buenos hábitos alimenticios, hasta que existan más estudios al respecto.

Entre las ventajas que se podrían obtener según el tipo de ayuno figuran:

  • Mejora en la sensibilidad a la insulina o en la regulación de la glucosa, la presión arterial, el perfil lipídico y la inflamación.
  • El aumento en la quema de grasa.
  • Facilitar la pérdida de peso corporal.
  • Disminuir el riesgo de enfermedades neurodegenerativas.

En algunas personas pueden surgir las siguientes desventajas:

  • Muchísima ansiedad, mareos o debilidad.
  • Pérdida de masa muscular, por hacer periodos muy prolongados, por lo que el organismo no reciba los nutrientes que necesita o si no se estimula los músculos por medio del ejercicio.
  • Difícil de practicar a largo plazo.
  • Contribuir al aumento de peso si la persona ingiere más calorías de las que su cuerpo necesita.
  • Causar hipoglucemias severas en pacientes con diabetes, los insulinodependientes o medicados que no estén bien asesorados.

Dieta keto

Sobre la dieta keto, señaló que la misma  se caracteriza por ser alta en grasas, moderada en proteínas y baja en carbohidratos, a diferencia de otras bajas en carbohidratos,  en este tipo de alimentación  el consumo de proteínas es normal, no alto.

Indicó la Lcda. Farrier que al ser la dieta keto baja en carbohidratos, con el tiempo sus depósitos en el cuerpo se agotan, es entonces cuando al cuerpo busca otra fuente de energía alterna, para esto produce cetonas a partir de los ácidos grasos, siendo esta la segunda fuente favorita del cerebro.

Ese estado metabólico ocurrido se llama  cetosis, que es cuando la grasa del cuerpo y de lo que comemos se consume para obtener energía. De ahí el nombre de dieta cetogénica o keto (ketogenic en inglés).

Agregó que si la dieta keto se hace de manera correcta tiene múltiples beneficios comprobados en síndrome metabólico, obesidad, ovarios poliquisticos, epilepsia, resistencia a la insulina y diabetes tipo 2, entre otras.

Si no se hace correctamente puede ser extremadamente perjudicial para la salud, especialmente en personas con diversas enfermedades o patologías, debido que aumenta enormemente el riesgo de enfermedades cardiovasculares, señaló.

La Lcda. Farrier  recomendó buscar  la asesoría de un nutricionista dietista idóneo, que pueda brindarle información confiable de alimentación y que adapte a su cultura, preferencias, presupuesto y condición de salud, complementándolo con actividad física.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.