Cuando se da como tratamiento de reproducción asistida la Fecundación In Vitro (FIV) hay que tener ciertos cuidados, pues luego de la transferencia del embrión al vientre materno continúa su embriogénesis humana natural. Es decir, el desarrollo del embrión llamado blastocisto que ya tiene unos 5 o 6 días y puede implantarse acoplándose al endometrio de la madre.

“Para que la implantación del blastocisto se logre, el endometrio debe estar en las mejores condiciones para recibir al embrión y pueda continuar su proceso evolutivo. Por eso es sumamente importante que haya una sincronización de la fase de transferencia con los cuidados que debe tener la madre, antes, durante y después para que se lleve a cabo un embarazo exitoso”, indica el Doctor Saúl Barrera, director médico de IVI Panamá.

Antes de la transferencia del embrión

Desde que una mujer o pareja llega a IVI Panamá, se le asesora para brindarle la mejor asistencia de reproducción asistida según su problema de salud o requerimiento. De ahí que no sólo se brinde un apoyo médico y científico completo, sino que se complementa con la Unidad de Apoyo Psicológico que los futuros padres y madres estén preparados para el proceso, sea cual sea el que más le convenga.

Unos siete días antes de una transferencia embrionaria, la paciente debe iniciar los cuidados en el ambiente que le rodea, manejando el estrés y la ansiedad que se puede dar a esta fecha tan importante.  Luego debe revisar que no existan disruptores hormonales que pueden ser bebidas estimulantes, enlatados que contengan bisfenol, insecticidas y uso de plásticos que contengan BPA. En sí evitar todas las cosas artificiales como esmalte de uñas, perfumes, jabones fuertes, manejo de detergentes o desinfectantes.

También debe poner atención a la alimentación que lleva, ya que, por ejemplo, los animales del mar son muy susceptibles a la absorción de mercurio y arsénico, metales pesados que son capaces de alterar el sistema endocrino de una madre. Mejor alimentarse de frutas, verduras, arroz y cereales.

Durante la transferencia

Este es un tiempo crucial, por eso IVI Panamá que cuenta con 10 años de experiencia asistiendo a personas en varias partes del mundo con las mejores técnicas de reproducción humana ofrece las recomendaciones primordiales que debe tener una paciente una vez abandona la sala de transferencia y poder conocer luego a los pocos días si está embarazada.

Prepararse para una transferencia es tomar en cuenta la parte emocional y también tener las cosas necesarias para los días que estará en reposo y tranquilidad. Si la paciente trabaja lo mejor es que realice este proceso en sus vacaciones. Así puede pensar sólo en el traslado a la clínica, la ropa que usará y en descansar bien.

La mañana del transfer se recomienda ducharse con jabón de pH neutro, comer un desayuno balanceado y tomar como mínimo un litro de agua y no orinar para ayudar a que el ultrasonido salga mucho mejor durante el proceso.

El doctor Saúl Barrera, indica que “la paciente puede estar tranquila pues este procedimiento es indoloro y toma poco tiempo, se mantendrá relajada en la camilla por al menos media hora luego de la transferencia para luego volver a casa. Una vez en el hogar, debe evitar exponerse a altas temperaturas, realizar ejercicios fuertes y desaconsejamos mantener relaciones sexuales en los próximos siete días posteriores al transfer”.

Debe continuar una alimentación nutritiva y balanceada, por supuesto, no consumir alcohol y estar en contacto con sustancias que pueden resultar dañinas para el embrión, como lo puede ser el humo del tabaco o sustancias ilícitas. Respecto a los medicamentos que puede tomar, sólo aquellos que el médico tratante de IVI recomiende.

Todo esto ayudará a sobrellevar los posibles síntomas que se pueden presentar durante la implantación del embrión en el útero de la madre. Hay sangrados que se dan con normalidad y pueden durar un par de días, pero debe notificarlos al médico especialista. Los cólicos o dolor en el área lumbar resultan cotidianos por la estimulación ovárica de la FIV. Por otro lado, la estimulación hormonal con estrógeno y progesterona produce hinchazón y sensibilidad en los senos. Cabe resaltar que el no presentar estos síntomas tampoco significa que el proceso no se está llevando a cabo dentro del cuerpo de la madre.

Luego de este gran paso sólo queda ser sosegados con la llamada betaespera para poder realizar la prueba de embarazo, este periodo puede durar aproximadamente 12 días. Durante este tiempo los especialistas de IVI Panamá, se mantendrán en contacto y a la disposición del paciente en todo momento para que el sueño de ser madre o padre se lleve a término.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: