Por: Karin Caballero

El país ha hecho pausa. La cinta costera, el metro de Panamá y el área bancaria, lugares que una vez estuvieron llenos de propios y extraños se han convertido en sitios fantasmas desde hace meses por las restricciones del Ministerio de Salud (Minsa).

Los estudiantes ahora reciben clases online y los pilotos de avión han puesto los pies sobre la tierra por más tiempo. La pregunta del millón ahora es, cuándo volveremos a estar como antes. Algunos se la hacen más frecuentemente porque están en medio de la preocupación de no tener trabajo y otros en esa misma línea porque tienen su despensa vacía.

Cuando se decretó mediante Resolución de Gabinete #11 del 13 de marzo de 2020, el Estado de Emergencia Nacional no se definió una fecha posible de volver a la normalidad. Hemos visto en conferencia de prensa día tras día que las cifras de casos del covid-19 van en aumento. Ante esto se vive una especulación, de que incluso si el número de positivos comience a disminuir en las siguientes semanas, todavía estaremos lejos de un gran final.

Alex González Hidalgo.

Según el doctor Alex González, médico de la subdirección de Atención Especializada de la Caja de Seguro Social (CSS), las proyecciones que el Minsa tenía entre el 23 de marzo al 2 de mayo de 2020, mostraban un escenario dramático que hablaba de alrededor de entre 24 mil y 120 mil casos de covid-19 y alrededor de 240 a mil 200 muertes si no se hubiesen aplicado medidas de contingencia.

Sin embargo, vemos que al 6 de mayo los reportes están por llegar a los ocho mil casos y hay 218 muertes. Por lo que el doctor González indica que esto habla bien del trabajo que han desarrollado como sistema de salud con el apoyo de la población.

Cifras reales

Resalta también que puede haber muchísimos más casos positivos que no dieron síntomas y que probablemente desarrollaron anticuerpos. “Estas cifras podríamos tenerlas si se le realizan pruebas serológicas a toda la población para verificar la presencia de anticuerpos, lo que podría indicarnos la cifra real de contagios. Esta población pasaría a formar parte de un tipo de inmunidad colectiva o -de rebaño- “, agrega.

Xavier Saéz Llorens.

Otro de los especialistas y que forma parte de la Comisión Asesora por el coronavirus, Xavier Saéz Llorens, indica en su cuenta tuiter que la cuarentena, además de permitir que la demanda no colapse la capacidad hospitalaria, se compra tiempo para que surjan fármacos que mejoren pronósticos y lleguen las vacunas para prevenir COVID-19. “Son las 3 estrategias que salvan vidas. Que fácil oponerse a medida cuando no está en juego la vida de un familiar”, sentencia.

Para él las dos únicas formas de alterar los estragos de la pandemia son: primero, que al menos el 70% de la población se infecte para que el virus no pueda encontrarse con mucha gente susceptible (inmunidad de rebaño) y lo segundo es que haya vacuna efectiva para inmunizar a todos o a los grupos de riesgo. Agrega que, la comprobación de uno o más tratamientos potentes también podrían mejorar el pronóstico.

Muertes por o con covid-19

El doctor González señala que las muertes reportadas han sido atribuidas al virus, porque las personas fueron positivas para la enfermedad, aun cuando las complicaciones que produjo el virus hayan sido la causa real de la muerte.

Mientras, Sáez Llorens advierte que el problema de alcanzar la inmunidad de rebaño (>70%) sin vacuna, es que habrá muchas defunciones. Si letalidad, por ejemplo, se comprueba cercana al 0.3%, ese 70% correspondería a más de ocho mil panameños. Por tanto, las medidas de mitigación deben mantenerse hasta que haya vacuna.

Otro punto importante que destaca es que el Rt (tasa de transmisión) no solo lo determina el virus, sino la conducta humana requerida para evitar su propagación. “Identificar a un enfermo y rastrear sus contactos no es solo una estrategia crítica en salud pública, sino una actuación vital para detectar gente que necesita atención y vigilancia”, apunta.

Alternativas de apertura

Panamá se enfrenta a un desafío científico y social, y la población debe estar clara que, aunque se haya alcanzado el pico de la epidemia y se vayan levantando paulatinamente las restricciones para volver a la normalidad, el coronavirus no desaparecerá.

Por eso, el doctor González señala que, las medidas han sido aplicadas para garantizar que el sistema de salud no colapse, de manera que exista disponibilidad de recursos humanos y de insumos para atender a los pacientes y deben mantenerse a largo plazo. Si se levantan las restricciones que frenan el virus, entonces los casos indudablemente se dispararán.

Indicó que mientras no exista una vacuna contra el Covid-19, seguirán existiendo casos y esto puede durar hasta año y medio; de igual forma la inmunidad esperada. Así que depende más que todo de que la gente colabore y que las empresas en conjunto con las autoridades garanticen las medidas de prevención.

Estamos claros también, que la estrategia actual de autoaislamiento a nivel mundial no es sostenible para ningún país y menos para uno como el nuestro, el daño social y económico será catastrófico. Por eso, la opción más viable que tenemos ahora mismo en nuestras manos es limpiarlas constantemente con agua y jabón, cambiar nuestro comportamiento siendo el primer control de transmisión y usando la mascarilla siempre.

Los mitos del coronavirus en Panamá. Lee también

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.