Nuestro hogar está estrechamente relacionado con el sentido de seguridad, confort y familia. Pero nunca habíamos tenido tanto la oportunidad de reflexionar sobre ese espacio en el que suelen pasar las cosas más importantes de nuestra vida. Hemos aprendido a apreciar áreas que tal vez antes estaban subutilizadas, a disfrutar otras mucho más y hasta hemos hecho algunos cambios.

¿Cómo será la vivienda post pandemia? Pareciera que después de lo vivido nada será igual.  Y esto incluye nuestra casa. «Es interesante ver cómo en este tiempo las personas se han motivado a tomar medidas para mejorar la calidad del aire que respiran en el interior de su hogar y a priorizar el bienestar», asegura Daikin, líder en climatización.

Según los entendidos, en los “nuevos” hogares se usarán menos productos contaminantes. También dispondrán de más espacio abiertos como balcones, terrazas o patios y se les sacará provecho a las características purificadoras de algunas plantas. Fuera, la bicicleta crecerá en importancia como medio de transporte.

Los edificios que están por venir

Para muchos, superada la pandemia, volveremos a tipologías de viviendas que recuerdan a las que ya se construían a inicios del siglo XX. Esas en las que se potenciaba la salubridad mediante la generación de espacios amplios que mejoraban los criterios de ventilación e iluminación.

El arquitecto español Vicente Guallart, ha ganado un concurso internacional con un proyecto que define un nuevo estándar para los edificios de viviendas en la era post-covid. El proyecto, bajo el título ‘La ciudad autosuficiente’, concreta en cuatro manzanas un modelo urbano, donde las personas pueden vivir, trabajar y descansar en el entorno de su vivienda. Contando también que en época de crisis sanitaria, energética o alimentaria poder dar una respuesta adecuada desde el entorno de la vivienda, mediante confinamientos de diversos grados.

“No podemos seguir diseñando ciudades y edificios como si nada hubiera pasado”, afirma Guallart. “Las primeras viviendas después de la pandemia serán edificios autosuficientes que generarán su propia comida, energía y objetos y tendrán espacios para teletrabajar, laboratorios e impresoras 3D listas para fabricar mascarillas y otros utensilios sanitarios”.

De ahí parte la necesidad de mejorar la calidad del aire interior. De tener espacios abiertos y usar todas las herramientas tecnológicas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.