Las repercusiones de una pérdida afecta a todos, va a depender de la cercanía del vínculo o grado de amistad que se desarrolló con esta persona que se ha ido; el duelo suele expresarse de formas variadas; puede ser enojo, tristeza, ansiedad, frustración y culpa, entre otras.

La doctora Vanessa Flores, jefa nacional del programa de Salud Mental de la Caja de Seguro Social (CSS), expresó que se deben tomar acciones para apoyar al personal, cuando se ha perdido a un ser querido o a un compañero, para que puedan asimilar la ausencia de esta persona, y más si la pérdida fue repentina, estas suelen ser traumáticas.

Recomendó la doctora que entre los compañeros deben respetarse y no forzar a asimilar el hecho de la misma forma, unos pueden expresarse mejor, otros prefieren guardar silencio y no exteriorizar su dolor, hay que permitirles vivir su duelo de manera respetuosa.

Debe poder despedirse o hacer lo que se conoce como un cierre del ciclo, en el cual logren comprender la situación que atraviesan y superar la ausencia, puede hacerse en grupo o individual es diferente con cada individuo; es bueno hablar, expresar sus sentimientos, dejar salir el dolor y lo que lo perturba de la situación, aclaró la doctora Flores.

Indicó que el entorno laborar puede ser tenso, debido a los diferentes tipos de reacciones, algunos pueden considerar exagerada la reacción de sus compañeros, mientras otros pueden ser más calmados y llevar mejor la pérdida.

“El cuidado personal es vital en períodos de estrés, alimentarse bien y ejercitarse ayuda a relajarse, dormir lo necesario, un buen descanso es crucial, expresar tus emociones y hablar con amigos o familiares, si le hace falta consejos no dude, visite a un especialista”, concluyó la doctora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.