Ante la situación actual de pandemia, las personas se esfuerzan por poner en práctica un mejor estilo de vida que les permita contar con buena salud, y sobre todo alcanzar el peso ideal, experimentando con nuevas recetas y ensayando la dieta del momento.

La dieta Keto se conoce desde 1930 cuando fue utilizada como tratamiento para la epilepsia, que aunque funcionó con el tiempo fue abandonada, dejándola de lado.

Sobre esta opción, Claudette Campos, nutricionista y dietista de la  ULAPS “Prof. Carlos Velarde”, en  San Cristóbal, explicó en qué consiste la misma.

“Cuando usamos el término dieta Keto, generalmente nos referimos a la dieta cetogénica clásica, que es una dieta que históricamente se usó para el tratamiento de la epilepsia”, explicó.

“En esa dieta se habla en proporciones, como por ejemplo, una proporción de grasa a carbohidrato, proteína combinados y, por lo general, la dieta clásica sería una proporción de 4 a 1. También hay dietas cetogénicas modificadas que tienen proporciones más bajas de grasas, y más carbohidratos y proteínas”.

Agregó que este régimen alimenticio también conocida como dieta cetogénica es contraindicada para algunas personas, como individuos que tengan hipertensión, enfermedades cardiovasculares, alteraciones cardiacas, LDL colesterol alto o colesterol total alto, éstos deben evitarla”.

¿En que se basa su popularidad?

“Realmente está popularizada por dos grandes corrientes, una es la pérdida de peso de una manera rápida, pero la misma es debido a las grandes restricciones que tiene, y la segunda es porque al ver el beneficio de deshacerse de una cantidad de peso grande, personas del medio de la comunicación la prueban y al tener ese resultado la popularizan”.

¿Quiénes pueden hacerla?, y ¿a quiénes beneficia?

“Según la evidencia científica, se ha demostrado que las personas que tienen realmente un gran beneficio ante esta modalidad de alimentación son las personas que tienen el padecimiento de epilepsia”.

¿Qué alimentos incluye esta dieta?

“Es de carácter hiperproteica y reducida en hidratos de carbono. Se encuentra con la eliminación de cereales, no incluye ningún tipo de fruta o verdura rica en hidratos, en este caso solo permite alimentos oleosos como aguacate y aceituna”.

Si se quiere reducir peso, ¿esta es la dieta adecuada?

“Deberíamos llegar primero a saber qué realmente necesita nuestro cuerpo, para no enfocarnos directamente en el peso. Así que lo más conveniente es perder peso con una dieta equilibrada y fácil de realizar”.

En caso de desear reducir la ingesta de azucares y carbohidratos, ¿esta es una buena dieta?

“Se puede reducir la ingesta de azucares y carbohidratos sin necesidad de hacer dietas tan restrictivas”.

¿Por cuánto tiempo puede practicase?

“Depende de la condición individual de cada paciente. Por lo general no es la recomendación principal para llegar al objetivo de perder peso.

Es claro que hacer una dieta no es cuestión de moda, es un paso que deberá ser consultado y supervisado por los expertos, sean médicos o en el mejor de los casos especialistas en nutrición; para con ello garantizar el éxito de la dieta, y sobre todo preservar la buena salud, que es el objetivo principal de todos los profesionales de la medicina que prefieren prevenir, controlar y en último caso curar patologías”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.