En el mundo, una de cada tres mujeres sufre maltrato físico, abuso sexual o de otra clase a manos de, en la mayoría de los casos, alguien conocido por ella. Sin embargo, los servicios públicos, como los servicios de calidad para la salud mental, rara vez tienen en cuenta a las mujeres, su seguridad y el proceso que deben atravesar para recuperarse de la violencia, razón por la cual Panamá da pasos importantes en mejorar esta situación.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS),  la exposición a eventos traumáticos que genera la violencia contra la mujer, puede causar estrés, trastornos del sueño, miedo y desolación, lo que puede provocar depresión e intentos de suicidios. La exposición temprana de violencia y otros traumas pueden jugar un rol importante para predecir la violencia y la depresión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.