Un Estado de Alerta Fitosanitaria Nacional ante los riesgos de la introducción de ‘Achatina fulica’, conocido como el Caracol Gigante Africano (CGA), plaga en cuarentena en el territorio nacional, fue declarada hoy, mediante una Resolución emitida por las autoridades de Panamá, la cual lleva la firma del ministro de Desarrollo Agropecuario, Augusto Valderrama y el viceministro Carlo Rognoni.

El Caracol Gigante Africano es una plaga, con capacidad de establecerse y reproducirse en diversos hábitats, debido principalmente a sus características fisiológicas y morfológicas que le confiere resistencia a variables ambientales. Su dieta abarca más de 200 especies de plantas, tiene un alto potencial reproductivo y es considerada entre las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo.

El ministro Valderrama señaló que al detectarse la presencia del Caracol Gigante Africano en Costa Rica, se declaró una emergencia internacional ya que este molusco produce severos daños en los vegetales y hortalizas, por lo que Panamá declara esta alerta para evitar que esta plaga entre al país y afecte al sector agropecuario.

Valderrama explicó que hace unas semanas se declaró la alerta por la Peste Porcina Africana (PPA), que se encuentra en República Dominicana y que ya existía la de Fusarium Oxysporum R4, que afecta los plátano, banano y que se detectó en Colombia y Perú.

Añadió que Panamá es un país de tránsito, donde hay una canal interoceánico, un “hub de las Américas”, migraciones de personas de sur a norte y hay riesgo de contagio a través de mercancía y movimiento de personas, por lo que con estas alertas se refuerza la vigilancia.

Dada la relevancia que esta situación fitosanitaria regional representa, considerando la importancia de la plaga en la producción agrícola nacional, la salud pública y el ambiente, se hace necesario reforzar las acciones de inspección, vigilancia, diagnóstico, tratamiento, capacitación y divulgación.

Mediante la Resolución se prohíbe la introducción de ‘Achatina fulica’ al territorio nacional, independientemente del uso previsto (mascota, alimento, insumo para pesca, cosmético, entre otros).

Se establece un plan de acción para la prevención de la introducción al territorio nacional de ‘Achatina fulica’ como plaga en cuarentena; que será desarrollado por la Dirección Nacional de Sanidad Vegetal (DNSV), en coordinación con la Dirección Ejecutiva de Cuarentena Agropecuaria (DECA); además de otras dependencias públicas vinculadas al movimiento de personas y mercaderías, adoptando todas las medidas fitosanitarias necesarias.

Así mismo se destaca que toda persona natural o jurídica está en la obligación de informar en cualquier instancia del Ministerio de Desarrollo Agropecuario, la sospecha de la posible presencia de esta plaga, ya que la detección a tiempo, la prevención y el control son los mejores aliados para combatir al Caracol Gigante Africano.

El tamaño del Caracol Gigante ronda entre los 20 a 30 centímetros y muchas personas tienden a utilizar estos moluscos como alimento, lo que es totalmente perjudicial para la salud, del mismo modo lo transportan como una mascota llevando consigo una amenaza a las cosechas e incluso a la misma salud colectiva.

Es una plaga muy voraz, que transmite enfermedades perjudiciales por medio del material viscoso que deja a su paso en la zona inferior por donde se moviliza. El manejo de esta plaga debe ser con extremo cuidado para evitar que sean trasmisores de enfermedades, por eso se recomienda la eliminación de escombro, aplicación de insecticidas y colocación de trampas.

En la reunión estuvieron presentes Blanca Gómez, secretaria Técnica del Gabinete Agropecuario, Pablo Rodríguez, director Nacional de Sanidad Vegetal, Cecilia Escobar, directora Ejecutiva de Cuarentena Agropecuaria, Tayra Barsallo, directora General de la Autoridad Nacional de Aduanas de Panamá, y Reynaldo Lee, director Nacional de Departamento de Protección de Alimentos (DEPA), del Ministerio de Salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.