Por: Guillermo Pugliese, director de sostenibilidad de Tetra Pak para la región Centroamérica y del Caribe.

Cada acción consciente que hacemos pensando en el medio ambiente, por más pequeña que sea, es un apoyo para el planeta. Y cada día existen alternativas más eco-amigables, que dan un uso más responsable a los materiales contaminantes para el mundo. Por esta razón, el uso de envases sostenibles en sus bebidas y alimentos es primordial.

El agua envasada en cartón de Tetra Pak® es una forma de contribuir a conservar nuestro medio ambiente.  Los materiales utilizados en el envase de cartón protegen al producto de factores externos – bacterias y altas temperaturas – preservando así las propiedades naturales del agua. Es importante mencionar que las capas que componen el envase protegen completamente el líquido de la luz y el aire, y dadas estas ventajas del proceso aséptico de envasado, el agua se mantiene segura, se conserva mejor el producto y permite que sea transportada con altos estándares de salubridad  y por su diseño ofrece eficiencia energética en el proceso de distribución.

Para Tetra Pak, estamos en un recorrido para ofrecer el envase de alimentos más sostenible del mundo. Se busca crear envases de cartón fabricados únicamente con materiales de origen vegetal, que sean totalmente renovables o que provengan de materias primas que se renuevan naturalmente en poco periodo de tiempo, reciclables y neutrales en carbono. Todo esto es parte del ambicioso proyecto de ofrecer ese envase amigable al ambiente.

Gracias a la renovabilidad de sus materiales y su reciclabilidad, los envases de cartón contribuyen a una economía circular baja en carbono que mantiene valiosos materiales en uso, previniendo los residuos, ahorrando recursos y reduciendo el impacto climático. Los envases de Tetra Pak® están hechos principalmente de un 75% cartón, una alternativa sostenible en el mercado, ya que el material proviene de bosques certificados por el Consejo de Administración Forestal (FSC™ por sus siglas en inglés) que son gestionados de manera responsable, garantizando la trazabilidad y origen de su materia prima, además de respetar las condiciones sociales, económicas y culturales de las comunidades que los habitan. El resto del envase está compuesto de 25% polietileno y 5% aluminio.

Esta nueva manera de envasado promueve el consumo consciente, y permite tomar agua en envases con alto contenido de materiales renovables, que son reciclables, seguros y prácticos. Cuidar nuestro entorno es una responsabilidad de todos, y queremos ser parte de la solución ayudando a comprender la importancia de proteger el planeta en el que vivimos y estamos seguros de que esta nueva tendencia es un gran paso para lograrlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.