Según estadísticas presentadas por ONUSIDA, para el cierre del 2019 se registró que 38 millones de personas viven con VIH alrededor del mundo. Mientras que las cifras del 2018 confirman que en Panamá existen aproximadamente 25 mil casos reportados de personas que viven con VIH. Estos datos resultan relevantes al lanzamiento del nuevo tratamiento Prezcobix con la combinación de las moléculas Darunavir y Cobicistat. Con este innovador medicamento se espera aportar eficientemente a contrarrestar el impacto de la enfermedad.

El tratamiento proporciona dosis fijas en una sola toma diaria. Con esto se permite mayor comodidad y simplicidad para el paciente. Minimiza el grado de abandono del tratamiento lo que se traduce en una mejor calidad de vida para el paciente.

Poder inhibir los avances del virus es un paso crucial en la prevención de mayores complicaciones, ya que el VIH es un retrovirus que ataca y debilita el sistema inmunitario. De no ser tratado, el VIH puede conducir al SIDA, caracterizado por el desarrollo de infecciones oportunistas que se aprovechan de un sistema inmunitario debilitado.

Hablan los expertos

El doctor Josep Mallolas, Jefe de La Unidad de VIH-SIDA del Hospital Clínic de Barcelona que Darunavir es un potente inhibidor de proteasa del VIH cuya farmacocinética se ve mejorada por un potenciador como es cobicistat.

Este tratamiento es muy bien tolerado, con tasas de respuesta altísimas. Por ello, con opciones cada vez más convenientes los pacientes pueden llevar su vida estrictamente normal sin tener en cuenta su infección por el VIH.

Por su parte, Ana Belén, Subdirectora Médica del Hospital Santo Tomás en Panamá, señaló que es importante resaltar que la historia de la terapia anti retroviral tiene tres hitos importantes.

“El primero se produce desde 1987 hasta 1996, en donde se centraron los esfuerzos en el descubrimiento y desarrollo de medicamentos para el VIH. Aquí el principal problema era que las combinaciones no eran muy potentes. El segundo hito se produce a partir de 1996, con el desarrollo de terapias de alta eficacia, denominadas triterapias.”

Para la experta, nos encontramos actualmente en presencia del tercer hito, que se centra en el desarrollo de terapias innovadoras y muy eficaces que permiten controlar la replicación del virus, de manera tal que no sea detectable en la sangre del paciente. “Los resultados evidenciados en los estudios del tratamiento con darunavir son, en este sentido, sumamente prometedores,” concluyó.

El tratamiento con darunavir, combinado con cobicistat, surge como una alternativa relevante durante un periodo en el que la humanidad se enfrenta a diversos desafíos virales. En especial en America Latina y el Caribe donde la supresión de la carga viral en las personas con VIH en el 2018 fue de 55%, cinco por ciento más que el año anterior.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.